Taypiplaya

Como parte de un proyecto en el que Diversidad entre Pendientes estamos involucrados, y del que les voy a hablar con seguridad en el futuro, estuvimos unos días de inicios de enero en una pequeña ciudad yungueña, injustamente poco conocida. Taypiplaya.

Pueden apreciarse las heridas en el bosque, en forma de parcelas cultivadas con café, arroz o maíz. Sin embargo, lo que diferencia este valle de otros en la zona, es la calidad de conservación del bosque que aun queda en pie, y por tanto, del enorme potencial de recursos que puede ofrecer, ya sean genéticos, productivos o turísticos.

Ubicada a pocos kilómetros de Caranavi, Taypiplaya sorprende por su accesibilidad, y por su potencial de conservación. Ocupando el espacio de un profundo valle y flanqueada por montañas altas, cubiertas de un bosque que es probablemente el mejor conservado en la zona, esta población debería ocupar el centro de los esfuerzos por empezar el desarrollo de un modelo económico verdaderamente sustentable para Yungas.

Algunos pilares de la sustentabilidad de este territorio, se han plantado hace tiempo ya. Taypiplaya, solía ser un centro de producción de café de alta calidad, producido en sistemas agroforestales. De hecho, cuando trabajaba en el complejo productivo del café, en este poblado se encontraba la única planta de beneficiado capaz de procesar distintas calidades de café por separado. Sin embargo, los últimos años vieron desmontado el sistema que garantizaba a los productores precios altos, acordes con la calidad de su producto, por lo que los incentivos para desarrollar un sistema de alta calidad, también van desapareciendo de a poco.

Encontramos esta Boa constrictor cruzando un camino muy concurrido cercano a Taypiplaya, y la liberamos en un bosque bajo y poco intervenido. Los registros de esta especie en las selvas de montaña de Bolivia son muy escasos, a pesar que la gente les conoce bien.

El otro potencial importante es el turismo, que se ha empezado a impulsar en torno a Rincón del Tigre, una impresionante cascada de la que ya hablé en este blog hace varios años. Esta actividad empieza a cobrar importancia y llamar la atención de la gente, pero un turismo sustentable, basado en la conservación de los recursos, muy especializado, y de alta rentabilidad, queda aun lejos de la planificación.

De hecho, Taypiplaya es una de las zonas menos estudiadas de yungas, y falta mucho aun para saber qué se protege y qué potencial real se tiene, al menos en términos de biodiversidad. Para tener una idea, en tres días efectivos que estuvimos, pudimos documentar 16 especies de anfibios, sin buscar demasiado realmente. Esta debe ser la primera lista que se tiene de la zona.

Hace seis años ya advertía que Taypiplaya tenía cierto potencial para la observación de aves. Sobre todo las partes más altas del valle. No pudimos hacer un análisis serio de las especies presentes, pero el sitio promete mucho.

No es tarde para los bosques de Taypiplaya, para nada. Nos fuimos llenos de esperanza por todo lo que vimos, y por toda la gente maravillosa y comprometida que conocimos, y que pronto volveremos a ver.

Un comentario en “Taypiplaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: