Agroindustria y biotecnología. Lo que realmente me molesta del Decreto 4232

Llevamos un par de días de revuelo. De forma inconstitucional, el gobierno interino de Bolivia aprobó el Decreto 4232 que autoriza, “de manera excepcional”, proceder con procedimientos abreviados para la evaluación de 5 cultivos genéticamente modificados, para su aplicación en sistemas de monocultivo extensivo. Se argumenta la necesidad de incrementar la productividad de alimentos para los bolivianos y la capacidad exportadora del agro boliviano, y se trata de justificar la medida, ante la necesidad de reactivar la economía nacional post-pandemia.

No puedo imaginarme una peor señal hacia la colectividad nacional que esta. Una colectividad que por cierto, expuso su vida tratando de apagar los incendios de 2019. Una multitud de almas, que explícitamente, exigimos al nuevo gobierno abrogar el paquete de normas que el anterior, en complicidad con las fuerzas que ahora se encuentran en Palacio, habían aprobado para entregar a la agroindustria extensiones inimaginables de bosques y pastizales nativos, protectores de una de las diversidades biológicas más valiosas del mundo.

Untitled_Panorama-caranavi

Deben entender que yo no soy un detractor de la biotecnología. Tengo una mente científica, y creo firmemente que esta herramienta será vital para permitirnos, en el futuro, alimentar a un número creciente de habitantes, en un contexto de sostenibilidad y restauración ambiental.

Lo que yo soy, es un detractor del modelo de producción extensivo. Un modelo que declara abiertamente que no es competitivo, mientras se le destinan cientos, si no miles de millones de dólares cada año en subvenciones al diésel que utiliza el sector, para que sea competitivo, justamente. Un modelo que concentra la riqueza que apenas crea, pero que nos obliga a todos a pagar los costos futuros que genera, por ejemplo, en términos de los efectos que tendrá sobre la salud el constante humo de los chaqueos en las ciudades orientales, y que terminaremos pagando más temprano que tarde.

Por esta razón, no quiero detenerme a especular sobre las consecuencias del avance de la investigación de cultivos transgénico u otro tipo de biotecnología, lo que me preocupa son las intenciones subyacentes. El Decreto 4232, no puede comprenderse por sí solo. Es parte de un grupo de normativas que empezaron a liberarse progresivamente desde hace varios años, y que se nos impusieron, siempre con el pretexto de evitar una crisis económica que, al igual que el mítico monstruo que se devora a si mismo, sería consecuencia de las limitaciones del sistema productivo promovido por estas medidas.

_MG_7069

Este paquete de normas, solo tiene una finalidad, promover la expansión de la frontera agrícola, porque la existencia del agroindustria nacional, no parece depender de la aplicación de un tipo de semilla o de otro, sino de su capacidad de expansión, mas ligada a las ganancias por la especulación de la tierra, que a la productividad de los cultivos.

Entonces, en principio, no me molesta que la biotecnología en Bolivia se libere. Me molesta que se libera aquella que tiene como objetivo reproducir un modelo ineficiente, destructivo y anacrónico de producción agrícola, que tiene cualquier objetivo menos el de alimentar a la población. Y al mismo tiempo, otros adelantos con potencial real en términos de productividad y reducción de la vulnerabilidad de la producción de alimentos, se mantienen en la oscuridad, sin acceso a fondos, y limitados a experimentos aislados e irrelevantes; de la misma forma en que relegan tipos de producción cultural y ambientalmente amigable, que no tienen porqué estar reñidos con los adelantos tecnológicos.

Sin embargo, y por sobre todas las cosas, me molesta que un gobierno accidental, nacido de un movimiento social increíblemente amplio en lo conceptual y en lo ideológico; pero igualmente nacido del pésimo cálculo político de su antecesor (las renuncias en masa, con la intención de generar un vacío de poder que eventualmente iba a devolver el poder a Evo, como pasó en Venezuela en 2002), se atribuya la potestad de tomar decisiones tan delicadas y con implicaciones sociales, culturales y ambientales de tan largo plazo.

_MG_9596

Cualquier decisión de este tipo, debería nacer de un diálogo profundo y técnico, libre de apasionamientos. Y ese diálogo no se trata sobre permitir o no un tipo u otro de semilla. Es el diálogo que nos obliga a quitarnos la venda, y ver a la agroindustria nacional como el fracaso que realmente es, y si exclusiones, trabajar en nuevas visiones que le permitan a los mismos actores económicos que ahora son parte de este desastre, transitar a nuevas rutas verdaderamente eficientes y productivas. Y ahí sí, en ese nuevo contexto, la biotecnología cobra una dimensión y una relevancia completamente diferentes.

Mauricio Pacheco Suárez

EL PROYECTO QUE LA CHIQUITANÍA NECESITA… (Y EL QUE NO)

“Va a haber plata, hermano. Está llegando de todos lados para reforestar la Chiquitanía”. He escuchado cinco variantes de esas frases en los últimos meses. La plata no llega, en Santa Cruz no hay interés realmente, pero eventualmente, tendrá que llegar.

Hagamos memoria. En 2019, más de 5 millones de hectáreas de bosques secos, sabanas y pastizales naturales se perdieron en los incendios forestales más salvajes que este país haya visto nunca. El problema de fondo no era el incendio mismo, sino sus causas. Un pacto tácito entre los agroindustriales del oriente, pequeños productores de granos y el Gobierno Central, encabezado por el, ahora caído en desgracia, Evo Morales.

DSC_2901

Evo, había firmado dos decretos que permitían a los pequeños productores extender la frontera agrícola, básicamente hasta el infinito. El interés de los grandes agroindustriales, que por ley en Bolivia tienen un “límite” sobre el tamaño de sus predios, es encargarse de la intermediación con mercados internacionales. De esta forma los pequeños terminarían trabajando para ellos de todas maneras. Un negocio redondo para todo el mundo, especialmente para el Evo, que esperaba así, poder controlar políticamente el oriente del país.

De esta forma, en esos meses de fuego, el Gobierno Central fingía que intentaba apagar el incendio; la gobernación de Santa Cruz fingía que era opositora al gobierno; y al final, en medio del infierno, los únicos que lo apagaban sin ayuda real de ninguna parte, eran un mar de jóvenes voluntarios, que por cierto, no sabían ese momento, que ese esfuerzo sería de enorme relevancia en el proceso que terminaría con Evo Morales fuera del poder.

Sigue leyendo “EL PROYECTO QUE LA CHIQUITANÍA NECESITA… (Y EL QUE NO)”

Uno vuelto a la vida.

El año 2003, Andreas John tomó la que era hasta hace unos días la última prueba de la existencia de Atelopus tricolor en Bolivia. Este género de coloridos sapos, conocidos también como sapos arlequín, son el grupo que más ha sufrido el efecto de una enfermedad emergente, la quitridiomicosis.

DSC_1303Producida por un tipo de hongo, la infección es responsable de la completa desaparición de un gran número de especies en todo el mundo, pero se ha ensañado más con los climas templados o fríos de Los Andes tropicales y Centroamérica. Los Atelopus se encuentran entre los seres más amenazados del mundo gracias a la quitridiomicosis, y la mayoría de las 96 especies descritas, han dejado de verse desde la segunda mitad de los noventas. En Bolivia, se pensaba que A. tricolor habría corrido la misma suerte.

_MG_7421
Numerosas quebradas rocosas bajan desde las serranías cercanas a Caranavi, pero por años no dieron resultados positivos. Incluso ahora, inspeccionamos en total 7 arroyos y solo uno tenia Atelopus.

Atelopus tricolor se conoce del sur de Perú y las selvas de montaña de Bolivia, entre 600 y 2100 metros de altura, y es el único sapo arlequín oficialmente reportado en el país. Se le ha documentado desde el norte de La Paz, hasta la región del Chapare en el centro, pero los últimos registros provienen de la Serranía Bella Vista, una zona muy húmeda y de fuertes pendientes, cercana a la ciudad de Caranavi. A esta serranía había ido yo a buscarlos muchas veces en los últimos años, sin suerte, a pesar de encontrar una rica herpetofauna.

Entonces, la noche del primero de enero de 2020, junto con Gabriel Archondo, decidimos buscar en un sistema de quebradas diferente, también cercano a Caranavi, pero bastante lejos de los sitios conocidos para la especie. Sin muchas esperanzas (tampoco era la primera vez que visitábamos esos arroyos) revisamos tres esa noche, y en el tercero, muy cerca del sitio donde la quebrada se hace inaccesible, pude ver, sin creerlo del todo hasta ahora, el primer Atelopus tricolor en 17 años. Un poco después Gabriel encontraba el segundo. Sigue leyendo “Uno vuelto a la vida.”

Se actualiza la lista de mamíferos de Bolivia

anta

Después de 16 años, se actualiza la lista de mamíferos de Bolivia, ahora contamos con 406 especies reconocidas, 51 especies más que en la lista de 2003. 14 de ellas son especies nuevas para la ciencia que tienen su localidad tipo en el país, y todo considerando que el anterior gobierno solo le puso trabas a la investigación científica desde el 2005.

La nueva lista actualizada, se encuentra para descarga gratuita a través de Scielo, y pueden obtenerla dándole click en la imagen siguiente.

Captura de Pantalla 2019-11-29 a la(s) 11.41.23 a. m.

FUEGO EN SANTA CRUZ

Como muchos de ustedes deben saber, estos últimos meses se registraron los peores incendios forestales de la historia reciente de mi país. Más 5 millones de hectáreas de bosque seco, sabana y pastizales han sido afectado, pero también han detonado un debate profundo sobre la tenencia de tierras y la permisividad gubernamental, respecto del cambio de uso de suelos. El mejor estudio hasta la fecha, sin dudas, es el de la Fundación Tierra, que está disponible íntegro para descarga en el siguiente enlace.

Captura de Pantalla 2019-10-14 a la(s) 12.24.24.png

Realmente un documento muy completo, y muy actual para comprender un problema que tiende a profundizarse y agravarse según el poder económico y político han encontrado en la repartición de tierras, un elemento de acuerdo común.

LOS MINIBUSES Y LA AMAZONÍA

Una semana atrás más o menos, mi barrio, y otros como el mío, se preparaban para recibir al Puma Katari, un sistema de transporte público patrocinado por la alcaldía de La Paz. Este bus representa todo lo que quisiéramos los paceños, un transporte ordenado, cómodo, pero sobre todo moderno. La idea de la modernidad atravesó la ciudad maravilla, y trastocó para siempre la imagen, y la relación que teníamos con los minibuses, un tipo de transporte efectivo, pero incómodo, desordenado y abusivo, deudor de oscuros sindicatos… en fin, el pasado.

Hace una semana, mientras resguardábamos el paso del Puma Katari, una lluvia de piedras cayó contra el bus y los vecinos, desde los cerros y las barricadas. Los choferes de minibuses las lanzaron sin que haya mediado una provocación violenta, sin aviso y sin piedad, hiriendo a más 50 personas, algunas de gravedad. Respondimos con esas mismas piedras, sin puntería ni saña, pero con la suficiente determinación como para que aquel moderno medio de transporte finalmente se instale en el barrio.

Al mismo tiempo, en otro lado del país, los peores incendios forestales de la historia de Bolivia destruyen hasta ahora más de dos millones de hectáreas de bosques y pastizales nativos. Millones de animales han muerto, hoy de hecho, un bombero también ha muerto, y el valor de esos bosques es simplemente incalculable. Mientras tanto el Gobierno Nacional, incapaz de sentir cualquier tipo de empatía con nadie, se niega a declarar desastre nacional y pedir ayuda externa para no quedar mal antes sus votantes, y ante una cínica opinión externa que aun lo ve como un gran amigo de la naturaleza.

69886440_2404299799649446_1734064943788982272_oLos incendios nacen de un trato entre el Gobierno Nacional y los empresarios ganaderos y agroindustriales, que les permite ampliar la frontera agrícola de manera indiscriminada, y con fuego. En medio de desastre, los ganaderos defienden las leyes y decretos que ocasionaron esta tragedia, llamándolos la “gallina de los huevos de oro”. Sigue leyendo “LOS MINIBUSES Y LA AMAZONÍA”

El Catálogo de Anfibios de Venezuela. Ilustrado, anotado y gratuito.

C1

A pesar del caos político y económico, Venezuela aun genera mucha ciencia y mucho conocimiento. Como ustedes saben, los anfibios son una debilidad personal, y recientemente, se publicó un maravilloso texto que resume la diversidad de ese increíble país. El texto se puede descargar de este enlace, totalmente gratis, y no tiene desperdicio. Una maravilla que hay que agradecer a César Barrio-Amorós, Fernando Rojas-Runjaic, y a Celsa Señaris. La espectacular foto de portada es cortesía de José Vieira.

Disfrútenla.

C2

Arañas en las Montañas

A fines de 2018, un grupo de científicos, encabezados por Nelson Ferreti publicaron un paper muy importante sobre un grupo de animales que básicamente ni sabíamos que existían, las tarántulas de montaña.

_DSC2564
El Típico hábitat de las tarántulas del género Hapalotremus son pastizales de altura, con muchas rocas y arbustos dispersos. Sitios a menudo de gran belleza.
Albipes-vertical
Todas estas tarántulas son relativamente pequeñas, incluso esta Hapalotremus albipes, de tiene el tamaño máximo que pueden alcanzar, no supera por mucho los ocho centímetros. H. albipes es también la única tarántula de este género descrita científicamente en esta región del país.

Es realmente curioso que la existencia de estos magníficos animales pueda pasar tan desapercibida. Cuando empecé a documentar la fauna de mi país, hice lo que todos en estas circunstancias, voltear piedras. Pero no cualquier piedra. Me ocupé de preguntar a mucha gente, cuáles eran las correctas para voltear. Cuál ecosistema podría brindar mayores alegrías; cuál se conocía más o menos; o en cuál, las probabilidades de encontrar algo debajo de esas piedras era mayor, por que si no lo sabes, no en todos lados hay animales esperándote debajo de las piedras. Sigue leyendo “Arañas en las Montañas”

Microkayla

microkayla-1
A 3400 metros, el paisaje en el valle de Zongo parece sacado de un cuento.

Hace algunos meses, mi amigo Ignacio de la Riva, ponía de cabeza la taxonomía de las ranas de montaña, reagrupando géneros y describiendo especies. Como consecuencia, nuestro querido género Psychrophrynella dejaba de existir y en su lugar se creaba el nuevo género microkayla. Las consecuencias de este cambio son más importantes para los herpetólogos y los taxónomos. Sin embargo, para los naturalistas, lo realmente importante es que en el proceso de ajustar los nuevos géneros, se ha conseguido información sobre dos especies de microkaylas en yungas, y lo que correspondía era documentarlas, para que sumen a nuestra guía de anfibios… y eso he hecho.

Para refrescar la memoria, Psychrophrynella (ahora Microkayla) es un grupo de pequeñas ranitas, que viven en las laderas orientales de las montañas andinas, desde el extremo sur de Perú, al centro de Bolivia. Tienen desarrollo directo, es decir que ponen huevos de los que salen ranitas ya formadas, pero su principal característica es que son microendémicas. Esto quiere decir que todas sin excepción, habitan en territorios increíblemente pequeños, que en algunos casos se reducen a una quebrada o una ladera.

También hace unos meses, Ignacio describió a Microkayla huayna y trajo información importante sobre otra especie que se conoce como Microkayla chacaltaya, pero seguramente se trate de una especie aun no descrita.

microkayla-2
Microkayla cf. chacaltaya, una de las ranas más vulnerables del mundo.
microkayla-3
El hábitat en torno a la laguna Viscachani, y la principal fuente de agua de la laguna. Este es el único sitio en el mundo donde puede encontrarse esta diminuta rana.

Sigue leyendo “Microkayla”

El Big Day en Zongo

GBD-1
El inicio del viaje. Justo encima de Viscachani.

Bolivia es hogar de cerca de 1450 especies de aves, lo que hace del país, uno de los más diversos para este grupo. Sin embargo, hasta hace muy poco, Bolivia quedaba fuera de los circuitos más habituales del turismo especializado en observación de aves, algo que está apunto de cambiar.

GBD-4
Una curiosa sorpresa. Este picaflor (Colibri corruscans), que también habita en la ciudad de La Paz, revoloteaba por decenas en el valle. Incluso a casi 4000 metros de altura en Viscachani.
GBD-2
El cínclodes de panza blanca. El ave más común de la parte alta de estas montañas. Están por todos lados.

El 5 de mayo se ha celebrado el Global Big Day, un día en que observadores de todas partes del mundo tratan de registrar el mayor número posible de especies en 24 horas. Es la segunda vez que la incipiente comunidad de pajareros bolivianos participamos de este evento, con la lejana (en ese momento) meta de entrar entre los 10 países con mayor numero de observaciones. Hace unos días, se confirmó que este puñado de locos lo han logrado. Bolivia es oficialmente el noveno país del mundo, por encima de potencias mundiales como Costa Rica, Argentina o la India.

GBD-5
Más de la alta montaña. Una pareja de halcones aplomados nos dieron un pequeño espectáculo.
GBD-3
Pocas aves acuáticas. No es una buena época. Aun así pudimos apreciar de lejos el cortejo de los ánades.
GBD-9
El Ibis andino es un ave bastante rara. Habita las pasturas de Los Andes, muy alto en la montaña.

Junto con Gabriel Archondo y Carlos Moreira, decidimos pasar ese día en un sitio relativamente poco conocido entre los observadores de aves, el valle de Zongo. El plan original era bajar el camino desde la laguna viscachani, hasta la selva montana por debajo de lo 2500 metros y registrar la mayor cantidad de aves posible. A poco de empezar, nos encontramos con que una represa había literalmente reventado, destruyendo la mayor parte del camino por debajo de los 2800 metros, lo que nos restringiría mucho el área. Sigue leyendo “El Big Day en Zongo”

¡Este es mi animal favorito!

Los que sigan este blog desde hace tiempo ya sabes que los escarabajos rinoceronte son mi animal favorito. Me han fascinado desde niño, y estoy seguro que son la razón por la que me han interesado los bichos en primer lugar.

golofa-5
Existes varias especies de escarabajos rinocerontes del género Golofa en Bolivia, pero este perfil es con seguridad el más impresionante de todos.

Tengo la suerte de vivir en un país que tiene un enorme variedad de estos animales, pero aun soy más afortunado de vivir en una ciudad que alberga uno de los más interesantes, el Golofa eacus (o una especie muy similar, que aun no queda realmente claro).

golofa-2
Cuando son molestados, estos escarabajos abren las patas delanteras y muestras las garras, que aun que pequeñas, son capaces de clavarse en la piel.

Sigue leyendo “¡Este es mi animal favorito!”

Reflexiones sobre el Acuerdo de Escazú, o el primer intento regional de proteger a nuestros protectores.

El 2 de marzo de 2016, en un lugar llamado La esperanza, personas armadas se metieron en la casa de Berta Cáceres y la mataron de varios disparos. Tenía cuatro hijos.

berta 3
Fuente de imagen: BBC. “Honduras: matan a Berta Cáceres, la activista que le torció la mano al Banco Mundial y a China”. 3 de marzo de 2016. http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/04/150423_honduras_berta_caceres_am

El crimen pronto adquirió relevancia internacional, Berta había ganado poco antes el premio Goldman Environmental Price, el más prestigioso para activistas ambientales. La victoria que le había llevado a ganar tal notoriedad, fue lograr que el “gobierno” hondureño desista de la construcción de la represa de Agua Zarca, un complejo hidroeléctrico a cargo de la empresa Desarrollos Energéticos S.A. DESA; financiado por el banco holandés FMO; y ejecutado por la bien conocida empresa china Sinohydro, ambas terminaron desistiendo luego de la presión ejercida sobre un proyecto cuestionado desde todos lados.

El crimen hubiera quedado impune de no ser porque todos habíamos escuchado sobre Berta. Admirábamos su trabajo, y compartíamos el deseo de un futuro nuevo. Una investigación internacional independiente determino la responsabilidad de funcionarios del “gobierno” hondureño (incluidos policías y militares), junto con ejecutivos y empleados de DESA. Sin la presión internacional, el de Berta sería otro de los más de 120 asesinatos a activistas ambientales que desde 2010 han quedado en impunidad en Honduras, un país que por otro lado, no es capaz de resolver el 90% del total de los delitos que ocurren dentro de sus fronteras.

El día 5 de marzo, nos despertamos con la noticia de que Roberto David Castillo, presidente ejecutivo de DESA, era detenido mientras intentaba huir del país. Con él, otras ocho personas irán a juicio por matar a la defensora del río. Por esas mismas fechas, una gran imagen de Berta presidia la mesa de negociaciones, que luego aprobaría el primer Acuerdo Regional sobre acceso a la información, participación pública y acceso a la justicia ambiental, conocido ahora como el cuerdo de Escazú.

berta2
Fuente de imagen: MONGABAY. “24 países de Latinoamérica sellan acuerdo para proteger a defensores ambientales”. 8 de marzo de 2018. https://es.mongabay.com/2018/03/latinoamerica-acuerdo-defensores-ambientales/

El Acuerdo, cuyo objetivo es Fortalecer la Democracia Ambiental en la región del mundo que más defensores ambientales pierde cada año, es vinculante para las 24 naciones que lo han firmado ya, lo que lo hace completamente inédito, aun estando lejos de ser perfecto. Al firmarlo, los gobiernos se comprometen a garantizar el acceso a la información, la participación ciudadana, y la justicia en temas ambientales, lo que implica el desarrollo de un ambiente seguro para que los pueblos indígenas defiendan sus territorios; los ciudadanos defendamos nuestras áreas protegidas; o que entre todos exijamos un cambio de modelo económico y productivo que asegure que nuestra herencia natural sea disfrutada por nuestros hijos y nuestros nietos.

Sigue leyendo “Reflexiones sobre el Acuerdo de Escazú, o el primer intento regional de proteger a nuestros protectores.”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: