Novedades anfibias

Ahora que empezamos el año trabajando en la nueva versión de la Guía de Anfibios de Yungas, hay varias novedades que me gustaría compartirles.

captura-de-pantalla-2017-01-13-a-las-7-32-28-p-m

Primero, se confirman cuatro nuevas especies endémicas para el país. Tres de ellas del género Psychrophrynella, que se “oficializaron” en una publicación de Ignacio de la Riva de diciembre de 2016. Este género de ranas es increíble. Se trata de pequeñas habitantes de las montañas, cuyos hábitats son increíblemente pequeños, por lo que se encuentran en peligro todas. Bolivia es el hogar de la mayor parte de las especies de este género, con más de veinte especies y probablemente otro tanto aun por describir. Pueden descargar la publicación científica de este enlace.

Jorn Kohler y José M. Padial, también han publicado un paper con la descripción de una nueva especie de Oreobates (Oreobates yanucu), de las selvas del Chapare cochabambino. Se puede obtener desde Annals of Carnegie Museum. Muy buena noticia que se vaya reactivando la actividad científica en el país, bastante venida a menos los últimos años.

captura-de-pantalla-2017-01-13-a-las-7-21-49-p-m

Finalmente. CREES ha lanzado una guía de anfibios para la región del Learning Center y otras zonas del Parque Nacional Manú, del sudeste del Perú. Una maravilla de trabajo que lamentablemente nos “quita” una especie endémica; la muy querida Cochranella nola, que ha sido encontrada del otro lado de la frontera. Al tratarse de una zona muy cercana a Bolivia, y muy similar, la guía tiene cierto valor para entender también la herpetofauna boliviana. Se la puede leer y descargar gratis desde este enlace.

 

Bronzini

Cerca de Caranavi, se encuentra un río de aguas turbias y pesadas. Un viejo intento de proyecto turístico y balneario de aguas cristalinas, ahora cedido a varias cooperativas mineras, responsables de la actual calidad del agua. Pero bronzini no es solamente el río, es el área, las pequeñas quebradas y el bosque que aun les queda, en una zona de fuerte crecimiento de la población, con innumerables colonias y cultivos de arroz, maíz, coca y café, que se intercala con selva húmeda y baja de yungas, cortada por una pequeña carretera rural que lleva hasta el río Zongo. Así es este paraje, uno de los más bonitos y accesibles de la zona.

 

Conocí Bronzini, gracias a Peter Møllman, quien debe ser una de las personas que mejor sabe sobre la diversidad de mariposas y polillas de la región de Yungas (de hecho tiene muy valiosos videos al respecto). Bronzini es con razón uno de sus sitios preferidos. Varias pequeñas quebradas se abren entre un bosque tupido. Se amontonan sitios perfectos para observar aves y mariposas Sigue leyendo “Bronzini”

Una nueva psychrophrynella a la vista de todo mundo?

Apenas dos centímetros es lo que mide esta ranita, potencialmente nueva para la ciencia.

El género psychrophrynella está compuesto por una gran diversidad de pequeñas ranas, poco llamativas, que habitan ambientes húmedos y altos en la cordillera de Los Andes de Bolivia y Perú. Su característica más notable es que, sin excepción, todas las especies que componen el género pueden considerarse microendémicas, es decir, que su rango de distribución es extremadamente reducido. A menudo un solo valle, una subcuenta, e incluso un único manchón de bosque constituyen los únicos sitios en el mundo donde estas especies se reproducen. Con esta cualidad viene también una gran diversificación de especies y en ciertos sitios de Los Andes, prácticamente cada valle tiene una especie única de psychrophrynella.

Este es el hábitat típico de la “nueva” rana, el páramo yungueño y los pastizales por encima de los 3700 metros. En particular los manchones de arbustos y árboles de polylepis, como el que se ve en la parte inferior de la foto.

Sigue leyendo “Una nueva psychrophrynella a la vista de todo mundo?”

Adelantos de la Guía de Anfibios de Yungas

Guia-de-anfibios-1

Alguno se debe estar preguntando (eso espero) cómo va el avance de la guía de anfibios que estoy preparando para la región de Los Yungas. He juntado ya el trabajo de los últimos cuatro años, y se han identificado 49 especies distintas de ranas y salamandras, que tendrán su ficha propia, con información básica y cientos de fotos.

Guia-de-anfibios-3

Sigo buscando el formato correcto y he probado ya integrar las fichas en una página web, aun que los resultados no me terminan de convencer. Estará disponible también en formato .pdf, y algún día, cuando este completa, también buscaré imprimirla. Digo cuando esté completa, porque si bien la mayor parte de las especies conocidas (y un par no tan conocidas) ya están en la lista, aun quedan muchas por incluir, algunas de las más raras, y otras que siendo comunes no se han visto en muchos años. Supongo que mientras tenga alguna esperanza de encontrarlas en campo la guía no estará terminada realmente.

Sigue leyendo “Adelantos de la Guía de Anfibios de Yungas”

Renovada esperanza

Desde mediados de los años ochenta se ha ido registrando un progresivo fenómeno de colapso de poblaciones y desaparición de una gran cantidad de especies de anfibios, primero en Centroamérica, luego hacia el sur. El causante es un hongo conocido como Hongo Quítrido, que provoca una infección mortal en la piel de las ranas, especialmente en aquellas muy asociadas con la vida acuática, y los ecosistemas de montaña.

atelopus 1

En Bolivia, el Hongo Quítrido se registró “oficialmente” por primera vez en 2003, un año que coincide con los últimos reportes de un gran número de especies. En especial dos géneros se han visto perjudicados al punto de sospechar su extinción en Yungas, los sapos arlequín (Atelopus spp.) y las ranas acuáticas del género Telmatobius, Sigue leyendo “Renovada esperanza”

Una guía para las ranas de los Yungas

Estoy empezando un proyecto nuevo. Una guía en línea de los anfibios que se podrían encontrar en la región de Yungas de La Paz. Más concretamente, los que te podrías encontrar si emprendes un viaje desde la ciudad de La Paz, hasta la población de Palos Blancos, por cualquiera de los caminos existentes.

En este punto, cualquier científico me puede decir que es un poco arbitrario definir el territorio de esa manera. Y tendrían razón. Eso es lo único bueno de no ser un científico, que puedo tomarme ciertas libertades. De esta manera, se incluye por ejemplo la región de Palos Blancos en la Guía, que sin ser estrictamente yungueña desde el punto de vista de ecosistemas, sí es parte del imaginario local sobre lo que es “yungueño”. Las últimas poblaciones que se encuentran al pie de las montañas también forman parte del entramado de serranías de Los Andes y por tanto deberían también ser tomadas en cuenta.

uchumachi

Sigue leyendo “Una guía para las ranas de los Yungas”

El Corazón del Madidi (Para descarga gratuita) [ACTUALIZADO!]

(ACTUALIZADO) He actualizado la información de contacto y algunas cosas más de este documento, así como todos los links para descarga. Si estas pensando en ponerte contacto con la gente de Corazón del Madidi y pasar unos días ahí (lo que es por cierto más que recomendable), sería bueno que descargues esta nueva versión. Gracias!

En diciembre de 2012, pude visitar el nuevo albergue comunitario que se está construyendo a orillas del Río Tuichi, en el Parque Nacional Madidi. Durante este tiempo, hemos elaborado este material promocional, que ahora pueden descargar de forma gratuita en este enlace:

https://diversidadentrependientes.files.wordpress.com/2013/09/corazon-del-madidi-2.pdf

Son 17 páginas con muchas de las fotos que tomé en el albergue, con seguridad, uno de los parajes más bonitos que haya tenido el gusto de visitar. El objetivo es que las personas y comunidades que llevan adelante el “Corazón del Madidi”, tengan una forma adicional de promocionarse. Sigue leyendo “El Corazón del Madidi (Para descarga gratuita) [ACTUALIZADO!]”

De vuelta de un viaje de esos…

Hace unos días volví de un viaje/catástrofe de esos en los que todo lo que puede salir mal, sale mal. Debíamos haber podido visitar el Parque Nacional Carrasco, junto con Carmen y Daniel, dos fotógrafos de naturaleza con una trayectoria tremenda (por cierto, también personas fantásticas con las que cualquier viaje es bueno, no importa lo que pase). Finalmente, la semana prevista de exploración, terminó convertida en unas pocas horas de fotos en un bosquecillo cerca de Villa Tunari. Aun así, hay muchas que vale la pena compartir con ustedes.

Ameerega picta son las ranas venenosas más ampliamente distribuidas de Bolivia. Se encuentran sobre todo a los pies de Los Andes, pero también en los yungas hasta los 1.300 metros de altura, y en los bosques secos de la chiquitanía.
Encontrar esta rana endémica de los bosques secos del centro de Bolivia, en una de las regiones más húmedas de América del Sur, parece improbable. Sin embargo, ya A. Muñoz la incluyo en su guía de anfibios de Guácharos, un sitio a unos 40 Kilómetros de donde encontramos ésta.
En los bosques amazónicos es común ver estos pequeños lagartos anolis, sobre todo de noche mientras duermen colgados de las ramas.
Los katydidos del genero copiphora, son voraces predadores de insectos y agresivos modelos. Tienen una mordedura muy fuerte, y probablemente las mandíbulas más amenazantes de todos los de su tipo.
Un grillo de hierba, pone sus huevos en la corteza de una rama de árbol.
Todas las mantis son insectos muy fotogénicos, pero estas que simulan perfectamente ser una hoja muerta, son sin duda mis favoritas.
Aun que normalmente estoy de acuerdo con las personas que piensan que una araña no puede ser bonita, esta hembra de Olios sp. me hace pensar dos veces. Los colores son también sirven de advertencia, ya que se trata de una de las arañas más venenosas de su tipo (familia sparassidae), y una de las pocas que puede provocar una reacción sistémica en humanos adultos, aun que nunca se haya reportado una mordedura realmente grave.

Gracias a todos, sobre todo a Carmen y Daniel. La mejor energía para ellos.

MADIDI!

El Parque Nacional Madidi y las áreas protegidas adyacentes, son la joya del sistema de Parques de Bolivia. Y de hecho podrían tener una importancia gravitante a nivel global, sobre todo luego de las recientes investigaciones de WCS y el SERNAP, que sugieren que el mosaico del Madidi podría ser en efecto, el área protegida más biodiversa del planeta!

Junto con la repercusión parcial que ha tenido la noticia en los medios de comunicación especializados y en los masivos, se ha presentado el documento, disponible para descarga gratuita desde la página de WCS, “Conocimientos científicos y prioridades de investigación en el Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Madidi“, extremadamente interesante para todos a los que les interesa la conservación y la biodiversidad.

Espero que disfruten y compartan esta importante publicación. Saludos!

La noche en el Río Yariza

Justo antes que caiga la noche, durante un frente frío a mediados de julio de 2011. El Río Yariza en su mínimo caudal anual.

Por la noche la selva gana mucho de vida. Sobre todo en verano, luego de las lluvias, miles de animales que no sospechas que están ahí, aparecen de repente. Al mismo tiempo, el silencio a pesar de los miles de sonidos, y la inmensidad de la vida que viene de los bosques, de los ríos. La noche en la selva puede ser abrumadora. Si estas completamente sólo, tarde o temprano te verás invadido por una especie de angustia, como si te hablaran desde todas partes al mismo tiempo. Mucha gente desarrolla una relación más espiritual con el bosque durante la noche.

Streptoprocne rutila, es una especie de vencejo tropical, asociado a zonas rocosas y bosques de montaña. Lo realmente interesante de esta foto es que capta sus hábitos al momento de dormir, algo que es definitivamente raro de ver en estas especies. Son increíbles voladores, pueden hacerlo durante semanas sin descanso, y de hecho son capaces de acercarse a las tormentas más fuertes para capturar al vuelo los bichos que huyen de la lluvia.
La garza pico de bota (cochlearius cochlearius) es una de las aves nocturnas más peculiares. Normalmente se la puede ver en zonas anegadizas o a lo largo de los ríos de Centro y Sud América, casi siempre en tierras bajas, por lo que encontrarla en el Yariza ha sido una de las más grandes sorpresas. Por si su aspecto no fuera suficientemente extraño, con ese pico ancho y esos ojos enormes, durante la época de apareamiento, a los machos le crecen unas plumas largas en la cabeza a modo de cresta.
No se mucho sobre este. Podría tratarse de una rata de cola espinosa (Isothrix sp.), una especie de rata nocturna y arborícola, muy rara de ver y de la que se sabe muy poco. En Bolivia se han encontrado en bosques bajos e inundadizos, muy lejos del Yariza, por lo que esta es una verdadera novedad.

A pesar que no se trata de un río grande, el sonido del caudal es bastante fuerte, cuando no hay luna, no se ve literalmente, nada. Los grillos y el agua continuarán todo la noche su monótono canto, casi desesperante, hasta que raramente te llaman la atención las notas agudas de los cantos de aves y ranas, pero es difícil distinguirlas bien. En el  Río Yariza la cosas se encuentran viéndolas.

El río Yariza es el único lugar que conozco en yungas de La Paz donde se puede encontrar a Hyalinobatrachium carlesvilai, una rana de cristal que también se conoce de tierras más bajas del centro y norte de Bolivia, Perú y Brasil, pero que fue descrita recién en 2009.
Por contraste, Hypsiboas balzani, es la típica rana que encontrarías en los charcos de yungas. Es bastante abundante en los charcos que se forman a la orilla del camino, y en las orillas calmas de los ríos.

Cuando se podía frecuentar de noche, en este río siempre he encontrado algún animal raro, fuera de lugar, algo que uno no esperaría encontrar en medio de los yungas, o que no había visto antes. Ranas e insectos que sólo se encuentran a cientos de kilómetros de distancia, aves y mamíferos muy raros, y … ni una sola serpiente hasta ahora. Eso sí es raro, en este río nunca he visto una sola serpiente.

En el Yariza hay muchísimos insectos y arácnidos, muchos de ellos que no se encuentran o son difíciles de ver en los valles cercanos, como esta preciosa polilla.
Es curiosa la cantidad de arañas venenosas del género phoneutria que se pueden ver cerca del río, en las laderas más secas. En general estas arañas son escasas y difíciles de ver, pero son muy comunes cruzando el camino que lleva al Yariza, o sobre los arbustos buscando presas. Son arañas peligrosas y es bueno tomar precauciones para evitar encuentros innecesarios.
Un bonito grillo de la hierba, que por aquí le dicen cocalero, por su parecido con las hojas de tan controvertido cultivo.

Si alguna vez tienes la oportunidad de visitar la selva de noche. No importa donde estés. Si puedes incluirte en esos paseos turísticos nocturnos, que casi todo el mundo desprecia, seguro que vas a ganar una experiencia de esas que no se olvidan.

Más pequeñas sorpresas en el camino de la muerte.

Buscando bichos en las noches, de vuelta a la Paz desde Coroico por el “Camino de la Muerte”, hay normalmente un espacio entre los 2.300 y 2.700 metros de altura, donde es sorprendente la falta de sonidos. Ni una rana, ni un pájaro. Normalmente las noches a esta altura son profundamente silenciosas. De hecho, todavía tengo un vacío de registros de anfibios justamente a estas alturas, que poco a poco voy llenando. El fenómeno de declinación global de anfibios, junto con un ciclo bajo, y la sequía de 2010, han mermado poblaciones enteras de varias especies que solían ser comunes en estas alturas, pero además el tipo de bosque y los hábitos de las ranas que aquí viven hacen extremadamente difícil encontrarlas y documentarlas.

El hábitat de la gastrotheca encontrada es un entramado de laderas muy empinadas y bosques densos, relativamente bien conservados. Los cantos provenían tanto de zonas forestadas, como de otras más degradadas, derrumbes, pedregales, y desde las laderas a la orilla del camino.

A principios de septiembre de 2011, durante una de las primeras noches lluviosas, pude escuchar y grabar el canto de varias ranitas, desde las laderas rocosas y llenas de musgo. Esa vez, sin importar cuánto intenté, me fue imposible encontrar una sola y no volví a escuchar ese canto, a pesar que he pasado la noche por esos sitios varias veces. Hace unos días en pleno mes de julio, entrando a la peor parte de la época “seca” y sin ninguna esperanza real de encontrar nada, me sorprendió una persistente y poco común lluvia que continuó durante casi todo el día y la noche. Esta vez, dos o tres ranas se escuchaban cantar claramente desde las laderas de una quebrada amplia, cerca de las zona de cascadas, sobre el camino de la muerte. Un poco más arriba, eran decenas las que se escuchaban desde el piso del bosque a la orilla del camino, y también entre las rocas de los derrumbes.

Al parecer, esta especie sólo canta durante lluvias suaves y persistentes, en noches con mucha neblina, muy frías y muy oscuras. En otras condiciones, sería imposible creer que en estas laderas viven decenas de ranitas.
Las ranas marsupiales, son animales muy poco estudiados en la mayor parte de los casos, justamente debido a su rareza. Algunas especies como la que nos ocupa, son realmente pequeñas. Otras especies que probablemente también vivan en el área, podrían ocupar casi toda la mano.

Luego de varias horas de búsqueda, empapado yo y el equipo (muy bien por la canon, todo hay que decirlo), finalmente encontré una pequeña ranita que saltaba entre las piedras. Mi sorpresa fue realmente grande. No se trataba de una rana terrestre (pristimantis sp.) que aun no conociera, como pensé, sino de una pequeña rana marsupial del género gastrotheca. Estas ranas colocan los huevos fertilizados en una bolsa en la espalda de las hembras, donde se desarrollan hasta convertirse en renacuajos que se depositan luego en cavidades con agua o charcos, o hasta que salen ranitas completamente formadas en el caso de las especies más grandes. Las ranas marsupiales son típica de las montañas andinas, y en las zonas de bosques, son conocidas habitantes de las copas de los árboles. En las mayor parte de los casos sin embargo, los científicos las conocen más por lo raro que es ver una.

Al parecer los derrumbes (en realidad los bordes pedregosos de los derrumbes, que quedan más cerca del bosque) son zonas que estas ranas pueden colonizar con facilidad. De hecho, la dificultad de explorar las laderas forestadas, hace que estos sitios sean los mejores para ver este especie.

Nuestra ranita se parece a una especie de zonas altas, Gastrotheca marsupiata, de hecho su canto es muy similar, pero habita la zona “equivocada”. Mientras que Marsupiata es típica de los terrenos fríos, por encima de la línea de árboles, (desde los 3200 metros hacia arriba, mas o menos), esta otra se encuentra en el bosque nublado húmedo (se la escuchó entre los 2.250 y 2.610 metros). En el centro de Bolivia, una situación similar fue resuelta luego de la descripción de Gastrotheca piperata, una habitante de las ramas musgosas de los árboles. Nuestra ranita se diferencia de piperata, en que si bien se encuentra en zonas boscosas, su hábitat son las grietas del suelo, entre las raíces de los árboles, o en los derrumbes.

Las ranas del género Gastrotheca son generalmente poco vistosas. Esta en cambio ha probado ser una rana realmente bonita. Una de las ranas marsupiales más coloridas que haya visto, de hecho.

Eventualmente, un estudio dirá si se trata de una especie nueva como sospechamos, o si pertenece a otra especie conocida en Bolivia u otro país. Todo puede ser, como se queja un gran amigo herpetólogo, los Yungas son un sitio muy impredecible.

Saludos a todos. Compartan si les gustó, y no se olviden del TIPNIS!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: