El emblema de Los Yungas

gallito-2El Gallito de las Rocas es el ave emblema de la región de Yungas (y de hecho, es el Ave Nacional de Perú), y no es difícil imaginar porqué. Perteneciente a la extraña familia Cotingidae, el Gallito es probablemente el ave más colorida y curiosa del bosque tropical montano, desde Venezuela, al centro de Bolivia.

gallito 1
Laderas como estas, cubiertas de bosque secundario y en recuperación, son algunos de los mejores lugares para ver a los gallitos, una especie que ha sabido adaptarse, y prospera donde los árboles han vuelto a crecer.

Es distintiva también la enorme diferencia entre machos y hembras. Los primeros tienen este extraordinario plumaje naranja brillante. Se reúnen en sitios seleccionados y protegidos del bosque de ladera a primeras horas de la mañana. En estos lugares, conocidos como leks, bailan y gritan para convencer a alguna hembra de que son la pareja adecuada. Ellas por el contrario, tienen un plumaje café poco llamativo, y viven una vida reservada, en el dosel medio del bosque, hasta que deben empollar. Construyen nidos en paredes rocosas de quebradas y arroyos, lo que les ha dado el nombre.

gallito-4
Un macho de gallito, hallado en una ladera cercana a Caranavi. Estas aves suelen vivir a la sobra del dosel, en la parte más oscura del bosque, donde su color no los delata demasiado.
gallito 6
A pesar que las hembras no poseen el espectacular color de los machos, son aves preciosas por sus propios méritos. A menudo, también son mejores sujetos fotográficos que sus parejas.

Existen en toda la región de Yungas, sobre los 500 metros. No son particularmente raras, pero aun con el colorido pueden ser difíciles de ver. Afortunadamente, aun se pueden encontrar relativamente cerca de La Paz, en torno a la ciudad de Coroico, en las quebradas y laderas bien forestadas que aun quedan accesibles. La gente les molesta poco en general, pero la expansión descontrolada de la frontera agrícola ha dañado mucho sus poblaciones.

gallito-3
Este macho de gallito, ha sido fotografiado en El Jiri, al borde del Parque Nacional Cotapata, y uno de los mejores sitios en Bolivia para encontrar esta ave.

De un tiempo a esta parte, se han ganado un lugar en el corazón de los habitantes yungueños más antiguos. Ahora se le ve en los escudos de armas de los pueblos, en los anuncios de ferias y festivales, y en los logotipos de las instituciones de la región. Es posible que en el futuro, este carisma sea clave para salvar el bosque de Yungas, y para desarrollar una visión de desarrollo inclusiva y verdaderamente sostenible.

gallito-5
Quebradas y cascadas son el sitio perfecto para que los gallitos construyan nidos protegidos y alejados de los peligros.

 

Aves de La Paz (desde la ventana)

Los dos últimos meses han sido desastrosos, y casi no me pude mover de casa, por lo que para hacer lo que más me gusta tuve que darme algunos modos. Se me ocurrió que podría documentar las aves que viven en los jardines de La Paz, aprovechando que una ventana da directamente a un pequeño jardín. Entonces, durante este tiempo me la he pasado dando breves vistazos a lo que ocurría al otro lado de la casa, documentando unas dos docenas de especies, todas ellas visitantes de jardines en plena ciudad. En este post les muestro algunas de mis favoritas. Que las disfruten.

Comenzamos con una verdadera joya. La mayor parte de los habitantes de La Paz, no están consientes de que en sus jardines vive esta pequeña ave endémica del país. Su nombre es Diglossa carbonaria, un especialista en chupar el néctar y polen de las flores, sobre todo de las enredaderas de tumbo (Passiflora tripartita) que existen en varias casas por toda la ciudad.

Sigue leyendo “Aves de La Paz (desde la ventana)”

Tucanes en los altos Andes

El nevado Mururata, corona el valle de yungas más accesible, y se puede ver desde el poblado de Coroico cuando las nubes lo permiten. Las montañas menores que lo rodean muestran la forma en la que interactuan dos de los ecosistemas más amenazados de Los Andes, el páramo en la parte superior, cubierto de pastizales amarillentos en ésta época del año, y el límite del bosque nublado, un poco más abajo.

En las selvas de los yungas bolivianos conviven al menos siete especies de tucanes, la mayoría de ellos son animales amazónicos que extienden sus hábitats hasta alturas medias de las laderas orientales de los Andes. Sin embargo hay dos especies que son exclusivamente andinas, Andigena cucullata y Aulacorhynchus coeruleicinctis. Esta entrada trata de estas dos especies, que debo reconocer, están entre mis aves favoritas.

Andigena cucullata. Esta especie es una de las que más alto llega en la Cordillera de Los Andes. Yo mismo la he fotografiado a 3.100 metros de altura, pero hay reportes sobre los 3.400 metros, hasta donde llega la línea de árboles del bosque nublado. En general es un ave muy rara, que busca zonas bien conservadas. El parque Nacional Cotapata es uno de los mejores sitios para verla. Habita hasta el centro de Bolivia y en una pequeña zona del Departamento de Puno en Perú.
Aulacorhynchus coeruleicinctis. Es más común y acepta mejor la degradación del bosque, encontrándolo en tanto haya todavía un dosel de media altura. En la “carretera de la muerte” es habitual encontrarlo entre los 1500 y los 2500 metros, posado en los árboles de cecropia, aun que no es fácil verlo, ya que la mayor parte del año su coloración es simplemente verde. En invierno, su época reproductiva, llega a ser tan colorido como el ejemplar de la foto.

Como pasa lamentablemente en todas partes, en yungas, la degradación del hábitat esta poniendo en peligro a ambas especies. Andigena cucullata por ejemplo, ha sido eliminada de la muchas zonas de su rango histórico debido al cambio de uso de suelo. La producción extensiva de flores lo eliminó de las laderas de Chulumani, en tanto que la producción de locoto hizo lo propio en buena parte de su hábitat en el Parque Nacional Amboró.

Una vista de los bosques nublados del Parque Nacional Cotapata desde el “camino de la muerte”, a una hora de la ciudad de La Paz. Estos bosques fueron impactados fuertemente por la extracción de madera, pero en un tiempo relativamente corto, el bosque secundario que allí crece, ya cobija nuevamente a una enorme variedad de animales. Lamentablemente, la capacidad de recuperación de estos ecosistemas es mucho menor cuando la amenaza son los monocultivos.

Como siempre espero que les haya resultado interesante y que compartan esta entrada. Saludos!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: