LOS NUEVOS BOLIVIANOS

Bolivia, y esto no es una novedad al menos para quienes vivimos aquí, se ha inclinado completamente hacia un modelo de desarrollo basado en el extractivismo grosero, al punto de que nuestro gobierno parece dedicado casi exclusivamente a hacer realidad los sueños de los gobiernos nacionalistas/militares de los setenta (que no pudieron cumplirse en su momento por falta de recursos financieros, o falta de técnica). No es una novedad que parece que no tenemos imaginación para nada más que materializar los viejos libros de educación cívica. Si, eso da pena, pero afortunadamente no somos el país que éramos en los setenta, y con eso el gobierno no contaba.

Y por supuesto, si le iba mal defendiéndose de los ambientalistas, me pregunto cómo le hará para solucionar el problema de los nuevos bolivianos. Sucede que mientras todos mirábamos para otro lado, una empresa (china) se dedicaba, no tan silenciosamente, a detonar miles de cargas de dinamita como parte de un proceso de exploración de petróleo en el norte del país, y gran sorpresa se deben haber llevado, cuando se toparon con indicios de la existencia de grupos indígenas no contactados en esa zona (cada día que pasa más sólidos). Con esto sí que no contaban.

Dale a la foto para escuchar el audio del omento que se informa sobre el hallazgo de indicios de pueblos no contactados en la zona de exploración.
Dale a la foto para escuchar el audio del omento que se informa sobre el hallazgo de indicios de pueblos no contactados en la zona de exploración.

Por supuesto que luego de la sorpresa, han tenido que parar todo avance. No en vano existe una legilación nacional (la Constitución) y tratados internacionales, que protegen a pueblos en aislamiento. Lo cual es un decir, porque ha pasado antes que estas normas simplemente se han ignorado (recuerden Ecuador). Sigue leyendo “LOS NUEVOS BOLIVIANOS”

Buenas noticias: Restituyen tierras al pueblo Sawhoyamaxa

Después de una lucha de más de veinte años por recuperar las tierras de las que fueron despojados, el pueblo Sawhoyamaxa, habitante del Chaco de Paraguay, finalmente ve restituido su derecho fundamental a existir y tener un hogar.

A pesar que la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos data de 2006 y otorgaba un plazo de tres años al gobierno de ese país para realizar la restitución, recién este miércoles se ha promulgado la ley que le devuelve a este pueblo, un poco más 14.000 hectáreas, además que obliga al gobierno a apoyarles en temas de salud, educación y desarrollo económico. Los más curiosos pueden descargar la sentencia de este enlace, en formato pdf.

Captura de pantalla 2014-06-12 a la(s) 15.04.47

Otra pequeña gran victoria para los pueblos indígenas, ciertamente.

TIPNIS, la carretera que no va mas?

Todo lo que hemos tenido es una vaga referencia. Un video filmado en Argentina en julio de 2013, en el que aparece el Vicepresidente pronunciando una frase que será recordada por muchos, seguramente durante mucho tiempo. La carretera por el TIPNIS “no va más”.

No hay que olvidar cómo se vivieron estos años. La Gran Marcha. La dolorosa protesta indígena contra el despropósito de una carretera fracturando uno de los principales Parques Nacional y Tierras Comunitarias Indígenas de Bolivia. Entre medio, algunos de los actos represivos más cobardes e indignantes que mi generación recuerde, y pocas semanas después, uno de los recibimientos más apoteósicos que la ciudad de La Paz haya brindado a nadie en toda su historia. El movimiento indígena conquistó una victoria moral incuestionable, y asestó un poco sin querer, el único verdadero golpe que haya afectado a la estructura gubernamental desde que Evo Morales asumió el poder en 2005. La Octava Gran Marcha fue uno de esos momentos que cambian a un país y nos cambian, muy por dentro casi sin que nos demos cuenta.

_MG_9596

Sigue leyendo “TIPNIS, la carretera que no va mas?”

Don Juan…

Fue el primer día que apoyamos activamente a la Octava Gran Marcha por el TIPNIS. Se había logrado reunir en unas pocas horas suficientes alimentos, ropa y medicinas para llenar hasta el tope una camioneta, que entre saltos nos hizo llegar hasta el sitio donde los hermanos de los 34 pueblos iban a pasar la noche.

Al salir, se decidió que buena parte de lo recaudado iría a los delegados del pueblo chiquitano, que no eran los que la estaban pasando mejor en ese momento, en tanto que las medicinas harían parte de un fondo común que se iría usando según se necesite. Esperábamos ver una especie de gran caos en el campamento. Cuando llegamos, nos quedamos un poco desconcertados por el orden y la tranquilidad que había en general. Casi todos simplemente descansaban, mientras un grupo improvisaba un partido de fútbol en un descampado. Pronto se acercaron algunos dirigentes a cargo de las diferentes comisiones, conversamos y les explicamos las decisiones que se habían tomado en la vigilia instalada en La Paz, respecto del destino de las cosas que llevábamos.<!–more–>

Llegó Don Juan. Con él descargamos rápido las medicinas y las separamos un poco, a un lado medicinas para los niños, a otro lado medicinas para el dolor, Sigue leyendo “Don Juan…”

Viaje al Corazón del MADIDI (primera de muchas partes)

Desde Rurrenabaque, el viaje se inicia atravesando el cañón del Bala, en el Río Beni, la puerta de entrada al Parque Nacional Madidi, y las últimas serranías andinas antes de los llanos amazónicos.

Los primeros días de enero tuve la oportunidad de visitar el Parque Nacional Madidi, probablemente el área protegida más biodiversa del mundo, y la verdadera joya del sistema de Áreas Protegidas de Bolivia. También, un sitio amenazado por la codicia de muchos de sus habitantes y las pésimas políticas ambientales y energéticas nacionales, como pasa con la mayor parte de los sitios más importantes del continente.

Sobre el río Tuichi, las suchas, coragyps atratus, secan sus alas luego de hartarse de los restos de un gran pez gato, que por esta zona se llama Surubí
Los grupos de hoatzines, o pavas Serere, son abundantes en las orillas de los ríos y las lagunas. Son animales realmente interesantes, lo pichones naces con garras en las alas que les ayudan a trepar y moverse entre la vegetación donde viven.
Los gansos del Orinoco son seguramente los más elegantes habitantes de las orillas del Río Tuichi

Desde hace años, a iniciativa de las comunidades indígenas a lo largo del río Tuichi, en el corazón del parque, se ha potenciado la industria turística al punto de que la región suma tantos visitantes anualmente como el resto del país en su conjunto, al menos la parte este del Río Beni, correspondiente al municipio de Rurrenabaque (uno de los pueblos más bonitos y prósperos que haya conocido, por cierto), curiosamente fuera del área protegida. Del lado oeste, el municipio de San Buenaventura, languidece debido a largas y estériles pujas políticas. Los habitantes que son responsables por el propio parque, bloquean las iniciativas turísticas, consideradas perjudiciales a sus proyectos agroindustriales y energéticos. La triste realidad es que este municipio fue siempre un botín político. La mayor parte de los proyectos que sus habitantes añoran, son técnicamente inviables o tienen consecuencias desastrosas a largo plazo, en resumen, son engaños para conseguir influencia sobre una zona rica en recursos naturales y políticos.

Las ranas son muy diversas en estos valles bajos. Luego de las lluvias cantas desde todas partes, entre las hojas del suelo hasta la copa de los árboles. Esta Phyllomedusa vaillanti es una rana particularmente fotogénica, más o menos común en los arroyos y los charcos grandes, durante la época de lluvias.
Entre las culturas de la selva, pocas cosas se consideran tan peligrosas como las serpientes de coral. Incluso es común la creencia de que si te encuentras con una de estas, algún pariente o amigo sufrirá un accidente. Sin embargo, son en realidad animales tímidos, que se ven rara vez y casi nunca intentan morder, a pesar que poseen el veneno más poderoso de todas las serpientes del Madidi. La de la foto es una micrurus obscurus, que media algo menos de un metro y medio, mas o menos el tamaño máximo que pueden alcanzar, lo que habla muy bien del estado actual de esta selva.

Pero en medio de esta compleja realidad, las comunidades quechua-tacana del valle del Tuichi, vuelven realidad lo que en principio parecía imposible. Con ayuda de Conservación Internacional, levantaron el primer albergue ecoturístico del Madidi, Chalalan. Cuando lo hicieron nadie conocía apenas de esta rica zona, el valle del Tuichi era coto de caza de donde salían miles de pieles de jaguares, nutrias de río y un sin fin de otros animales.  Hoy, nadie pone en duda la importancia que ha tenido Chalalan para que toda una región reconozca al turismo como su principal medio de vida. Con la llegada de los turistas se puso freno a la caza, se crearon varias otras áreas protegidas de competencia municipal y departamental, y se ha recuperado una de las poblaciones de jaguares más numerosas e importantes del mundo.

Muchos pequeños arroyos atraviesan la selva hasta los ríos principales. En estos arroyos, se ven con frecuencia huellas de cerdos de monte, tapires y jaguares, encontrarse con ellos, es otra cosa.
Un pequeño caimán de anteojos, refleja la luz del final de la tarde en el río Tuichi. Esta es una de tres especies de caimanes del Madidi. En los brazos de río con agua más calma y en las lagunas y humedales dentro de la selva habita el temido caimán negro, una especie que estuvo al borde de la extinción y que ha protagonizado un gran regreso.

La razón del viaje de enero, es apoyar una nueva iniciativa comunitaria que está desarrollándose a orillas del Río Tuichi, a los pies de las últimas serranías andinas. Un nuevo albergue comunitario que se esta levantando a medio camino al Chalalan, que junto con éste, promete a sus visitantes una experiencia dificilmente igualable, la experiencia de vivir unos días en la selva, una selva hermosamente recuperada para sus habitantes.

Un gran urubitinga se levanta desde su posadero, a orillas del río Eslabón. Esta rapaz con porte de águila, es común a lo largo de los ríos y lagunas, también cerca de las carreteras, siempre en torno a los grandes charcos, donde busca cangrejos, caracoles y peces, y llega a cazar aves y pequeños mamíferos.

TIPNIS SI! Crónica de un día histórico

Miércoles 27 de junio. A las nueve de la mañana más o menos empecé a subir desde el prado de la ciudad de La Paz, hasta Villa Fátima. Mi objetivo, documentar y apoyar como fuera, la llegada de la IX Gran Marcha Indígena, que debía ingresar a la ciudad a eso de las diez y media. Durante toda la subida y hasta el medio día nos acompañaría la señal de varias radios que daban una cobertura continua de todo lo que pasaba ese día.

Villa Fátima despertó llena de carteles difamatorios contra los líderes del TIPNIS. Especialmente duros con Doña Bertha Bejarano, la presidenta de la Marcha, quien fue condenada en Brasil por microtráfico de drogas. Antes de convertirse en una de las primeras mujeres indígenas dirigentes, Doña Bertha arriesgó su vida tragando píldoras con cocaina a cambio de un pago mínimo para mantener a su familia que vive en situación de extrema pobreza, como todos en el TIPNIS. Los marchistas han considerado que ha afrontado su error y cumplido su condena, y aun confían en ella para que los represente. El hecho de que el Gobierno haya usado este antecedente para desprestigiar la Marcha, ha aumentado el apoyo cívico a su persona, y nos ha recordado los antecedentes de terrorismo de nuestro propio vicepresidente. Durante la mañana varios niños del barrio se dieron a la tarea de intentar arrancar los carteles o al menos dejarlos ilegibles

Desde el martes sabíamos del plan del gobierno de hacer una ¨contramarcha¨ conformada por campesinos afiliados a la CSUTCB, el principal órgano sindical de los productores agrícolas del país, aliado del Movimiento al Socialismo MAS, partido de gobierno. También estarían algunos sindicatos mineros, cocaleros, varias asociaciones de vecinos de la ciudad de El Alto y de hecho todos quienes aun apoyan a Evo Morales. Lo que no sabíamos era la forma terrible en la que estaba organizada esa movilización.

A las diez de la mañana, no había mas de cien apoyando. La mayoría docentes, administrativos y estudiantes de la UMSA apostados en la parte alta de la Plaza Villarroel, donde se esperaba el mitin de la “contramarcha”.

Las radios alertaron primero de las intenciones de la contramarcha. A las nueve y media empezaron a caminar desde la ciudad de El Alto y tenían previsto pasar por la Plaza San Francisco, donde está instalada la vigilia de las Mama t´allas del CONAMAQ. Esta es la vigilia del TIPNIS a la cabeza de las líderes espirituales de los indígenas de tierras altas. Las carpas instaladas en la plaza y los carteles se han hecho un ícono del movimiento indígena de los últimos años. Sin embargo, el nerviosismo se convirtió en zozobra cuando los dirigentes pro-gobierno confirmaron que su movilización, una vez en La Paz, había decidido recorrer las mismas calles que debía recorrer la IX Marcha, lo que inevitablemente lograría que se encuentren en algún punto.

Llegan los primeros grupos de la contramarcha a la Plaza Villarroel. Mientras muchos curiosos abandonan la plaza, algunos simpatizantes del gobierno se toman fotos.

El objetivo era claro, crear todo el miedo posible en la población para que no saliera a apoyar la IX Marcha Indígena, y debilitar su impacto mediático. Lo primero lo consiguieron fácil durante la mañana. Los mineros reventaros cientos de dinamitas según bajaban la autopista que une El Alto y La Paz. Por decenas llegaban las denuncias a las radioemisoras de personas agredidas por los movilizados del gobierno. Finalmente, después de las diez, llegaron a la vigilia de San Francisco. Inmediatamente se informaba que un grupo de ellos estaba destrozado los carteles y agredido algunas personas. Ninguna información por un rato más, hasta que nos enteramos que un grupo de mujeres estudiantes, habían logrado repelerlos. La “contramarcha” sin pausa se dirigía hacia Villa Fátima, la entrada de La Paz.

Solo trece policías separan a la multitud que se va reuniendo en la Plaza Villarroel, del grupo que defiende a la Marcha en la parte de arriba. ¿No les parece curioso que el grupo de policías están posicionados de manera de contener a los cien que están arriba, en vez de a los 10.000 que se van reuniendo abajo, y que han estado agrediendo a todo el que piense diferente durante todo su trayento?

¨Tendremos que marchar todos…¨

A esas alturas, la información de la radio reportaba una columna de 10.000 partidarios del gobierno que iban a concentrarse en la plaza Villarroel a unas cuadras de donde me encontraba. La IX marcha había retrasado mucho su paso y aun no aparecían por Villa Fátima. La radio reportaba que a pesar que la gente salía a recibirlos y darles alimentos y agua, muy poca gente realmente se unía a la columna indígena, a diferencia del año pasado, cuando 400.000 personas acompañamos a los hermanos.

Cada minuto la tensión crecía. Yo decidí bajar hasta la plaza Villarroel a ver qué pasaba. Me encontré con unas 100 personas, principalmente estudiantes que estaban listos para recibir a los marchistas, junto con algunas vendedoras ambulantes ofreciendo las banderas de los pueblos indígenas a 10Bs. Pero pocos compradores realmente.

Este grupo de mineros pertenece al Sindicato de Colquiri, quienes habían tenido un largo conflicto con las Cooperativas mineras y el Gobierno apenas unas semanas atrás. La verdad para alquilen de afuera (y de adentro) es muy difícil entender la complejidad de la fragmentación de la sociedad boliviana (el caso de los mineros es particularmente complicado). Solo como un ejemplo, esa misma mañana la radio hablaba que un minero (probablemente de este mismo grupo), dejó anonimamente en la vigilia, una gran suma de dinero en apoyo a la IX marcha.

A las once de la mañana empezamos a escuchar a lo lejos las explosiones de dinamita de los mineros y espontáneamente, varios estudiantes empezaron a organizar la resistencia con la gente que ya sumaríamos unas 200 personas. Minutos después aparecieron unos treinta policías que se sentaron a un lado de la plaza, luego llegarían más. Se les notaba tensos. El plan en general era simple. Tratar de mantener mientras se pueda la parte alta de la plaza, para poder desviar la marcha indígena hacia la avenida de circunvalación y acompañarlos hasta que la amenaza termine. Algunos estudiantes de medicina, medio en broma empezaron a explicar cuál era la mejor forma de recibir los golpes, o qué hacer contra los gases de la policía. Todos ahí sabíamos que si alguien iba a ser gasificado, íbamos a ser nosotros. Más tarde esto se confirmaría.

Serían las once y media cuando nuestra ¨fuerza¨ se vio incrementada en otras cien personas que venían en dirección a la plaza. Eran personas que estaban esperando a la marcha indígena y en el trayecto se encontraron con los oficialistas que, de acuerdo a lo que contaban, los sacaron de las calles a golpes. Ahora parecía que nada iba e evitar el enfrentamiento. En las radios escuchábamos que la marcha indígena finalmente entraba en Villa Fátima, pero no podíamos saber si venían con suficiente fuerza como para hacer frente a los 10.000 que poco a poco empezaban a llenar la plaza Villarroel.

Con la angustia llegando a límites insoportables, decidí subir unas cuadras para enterarme de lo que pasaba en la Marcha. Desde donde estábamos apenas veíamos nada, pero subiendo unas pocas cuadras se puede ver la amplia avenida que por algo así como un kilómetro atraviesa la Villa, una de las más humildes de La Paz. Entonces pasó algo realmente importante.

Los vecinos de Villa Fátima, toman su avenida principal en apoyo a la IX marcha. Al fondo de la avenida se pueden ver las banderas altas que son llevadas por la vanguardia indígena, con Doña Bertha a la cabeza.

¨¿qué pueden hacernos? Ellos son miles, pero nosotros somos una ciudad…¨

Apenas fui capaz de ver el fondo de la avenida, pude distinguir, totalmente incrédulo, una multitud que rodeaba la columna indígena. Subí la avenida lo más rápido que pude, tratando de no chocar a ninguno de los vecinos que por miles salían de sus casas y se sumaban a la Marcha. Familias enteras, con niños y mascotas se acercaban a los indígenas a felicitarles, agradecerles y darles agua y comida, luego los hombre de esas familias se ponían a un costado de los marchistas y caminaban con ellos. Toda la villa se volcó con la IX. Los vecinos corrían en dirección de las pequeñas callecitas, tocando las puertas y avisando a la gente que la Marcha había llegado y de todas las casas salía gente. Tan grande se hizo la columna que tardamos casi una hora en atravesar la avenida hasta la Plaza Villarroel.

En la avenida apenas se distingue la cabeza de la marcha por las banderas. En primera fila algunas ambulancias socorren a los marchistas con problemas por el frío y la altura.
Niños de Villa Fátima se acercan con regalos para los niños del TIPNIS.

Donde un rato antes éramos unos pocos cientos buscando la forma de encarar a los miles que venían regando agresividad, pude ver un enorme grupo de gente que había hecho una especie de paso, cubriendo la columna y llevándola fuera de peligro. Corrí a ver la reacción de los 10.000 de la plaza. Era simplemente increíble. A pesar que los discursos recién empezaban, me parecía que ya había menos de la mitad de las personas que había visto entrar una hora antes. No pude distinguir un solo minero. No hubo más explosiones de dinamita, ni insultos. En medio de un silencio sobrecogedor, el orador intentaba arengar a la gente a defender el proceso de cambio, y apenas salía de esa multitud un suave murmullo por cada ¨Viva¨ que podía escuchar.

Desde la mayor parte de las casas la Marcha también iba recibiendo apoyo, a su paso hasta el centro de la ciudad.
La virgen que marcha. Entiendo que para, por ejemplo un europeo, es muy difícil de comprender el vínculo que existe entre la iglesia católica y los movimientos indígenas, sobre todo a nivel de las pequeñas parroquias. Después del tiempo que viví en España, parece que el catolicismo a ambos lados del charco son religiones diferentes, y lo dice una persona muy poco religiosa. Esta virgen tallada, junto con la Cruz Moxeña acompañaron a la columna desde su partida de Trinidad, hace más de 70 días.

A partir de aquí y hasta que llegamos a la Plaza Murillo, el centro político de La Paz. Se desencadeno la fiesta, tal como hace un año. Se juntaban personas de todas las condiciones sociales, de todas las razas, una larga caravana de carros se puso a la cabeza, llamando a los vecinos a sumarse con altavoces. Mucha gente se puso a nuestro lado a bailar. Una de las cosas más interesantes de esta marcha es que viene con su propio grupo de tamborita que no dejan de tocar nunca, menos en los momentos más tensos. Cuando llegamos al centro de la ciudad, se habían sumado varios grupos de músicos más y todo el mundo bailaba.

La marcha avanza hacia el centro de La Paz. El apoyo de la gente no disminuyó nunca.

La Plaza Murillo estaba siendo resguardada por miles de los policías que un día antes rogaban el apoyo popular a su motín. La indignación se hizo enorme, la gente les reclamaba que se habían vendido por 100 bolivianos, abrían sus billeteras y les arrojaban billetes. Incluso en un momento la policía intentó dispersar a los dirigentes de la marcha usando gases, muchos cayeron desmayados, incluyendo mujeres y niños. Finalmente, atascados en esas calles estrechas del centro de La Paz, y luego de un largo rato de deliberaciones entre los marchistas y los vecinos, se tomó de decisión de continuar a la Plaza San Francisco donde está instalada la vigilia, y esperaban las instituciones y autoridades de la ciudad. El acto que duró varias horas mantuvo a la enorme multitud tranquila en la plaza. Sabiendo que había pasado algo grande.

Minutos después de lanzar gases a la dirigencia de la marcha, en Plaza Murillo el carro Neptuno de la policía amenaza con desencadenar un desastre, ante la multitud que no ha retrocedido un centímetro. Los mismo líderes de la marcha calmarían los ánimos esa tarde.

¨¿Nos quedamos, Don Fernando?¨

El día de la llegada de la Marcha Evo no quiso estar en La Paz, y abandonó el país con la excusa de la reunión del MERCOSUR (algo que hace siempre que hay conflictos graves, curiosamente). Hasta hoy, que puedo escribir esto. El gobierno no ha querido dialogar con la Novena Marcha. Ha descalificado a los dirigentes e incluso se ha reunido con los cocaleros que quieren la carretera. La estrategia que trata de usar es simple. No dialogar y ganarles por cansancio y desmoralización, jugando a ver cuánta bronca puede acumular ese pueblo y este pueblo.

Al mismo tiempo mantiene en La Paz a los miles que acompañaron su contramarcha, tan hermanos nuestros como los indígenas al fin y al cabo. Y todos los días se suman denuncias de supuestos servidores públicos sobre descuentos y aportes obligatorios para su mantención. Los indígenas por su parte, han tomado algunas calles cercanas a la Plaza Murillo, donde han puesto carpas a la espera de un cambio de actitud.

Hasta la noche, la enorme plaza San Francisco estuvo llena de gente, escuchando los discursos y salud’ando a los marchistas.

En realidad este podría ser el momento de Evo Morales, para demostrarnos que es capaz de gobernar a un país entero con más estrategias que la del clientelismo y el enfrentamiento entre pobres. Hoy es el mejor momento para concertar la integración de nuestras regiones, con respeto. Con respeto por todas las formas de vida. Con respeto por nuestra Pachamama. Con respeto con nuestra democracia. En cambio parece que será una lucha dura y larga. Tendremos que ser sabios. Tendremos que aprender a tragar sapos si queremos ganar ésta, pero Villa Fátima y La Paz, una vez más me ha demostrado que una lucha, si es consecuente y grande en espíritu, va a ganarse más que miles de corazones y brazos para sostenerla.

Gracias La Paz.

El Illimani, Gran Achachila que cuida la ciudad de La Paz, y sus moradores, por un día guardianes de la Gran Marcha.

Todos los que quieran, pueden seguir el desarrollo de esta lucha a través de los medios de comunicación de mi país en internet. Concretamente les recomiendo la Red Erbol: www.erbol.com.bo tildado de derechista, como todos los que pensamos diferente que el Vicepresidente, pero en realidad, es la vos más consecuente con la lucha en Bolivia desde hace varias décadas. También les recomiendo ver la fotos que Samy Schwartz ha estado enviando todo este tiempo: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10151772744900346.850277.776170345&type=3

…En memoria de Karen Yesenia Fabricano Gutierrez, cuyos jóvenes pulmones no pudieron resistir el frío de La Paz, y se suma a la lista de Héroes del Movimiento Indígena continental. Mi respeto y agradecimiento infinitos.

Finalmente mañana llegará la IX Gran Marcha a La Paz!

Tal vez muchos de ustedes no sepan, pero desde hace una semana hay un motín policial en todo el país en exigencia de mejores condiciones de trabajo. El gobierno ha acusado a los indígenas de la IX Marcha y los policías por igual, de golpistas, en otra demostración de incompetencia política (ya no sorprenden, sin embargo), y está realizando actos con sus partidarios por todo el país, provocando y llamando a defender el régimen.

La marcha, que debió llegar hoy, prefirió no entrar a la ciudad hasta que el gobierno solucione sus problemas con la policía (que aun no lo hace realmente), pero en el sitio donde están acampando hace demasiado frío y hay muchos niños que ya necesitan atención médica, así que finalmente escogieron el día de mañana, miércoles 27 de junio de 2012, como el que seguramente será uno de esos días recordados por muchos años.

Las amenazas de los últimos días, los insultos, incluso los camiones llenos de partidarios del gobierno que se rumorea llegaron del interior del país (en La Paz, ya no quedan muchos), no están estropeando la fiesta que será la recepción de los hermanos indígenas, y muchas organizaciones se están sumando a la bienvenida. No se si como el año pasado seremos 400.000 personas en las calles, sería maravilloso, pero así fuéramos 10, el sólo hecho de que luego de tantos obstáculos y sacrificios, la Marcha finalmente haya llegado a La Paz, es una victoria incuestionable.

Mañana estaré tomando las fotos de la llegada, y claro, muy pronto estarán compartidas aquí.

Desde esta rebelde ciudad. La mejor energía para todos!

Un post importante. Un post sobre la Memoria de los pueblos.

Aquí seguimos. No pudieron hacernos morir. La lucha indígena en Bolivia está más viva que nunca, y ahora mismo mientras escribo esto, se confirman nuevas acciones en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure-TIPNIS, que arrancaría en unos días más.

Para todos los que apoyamos o estamos de alguna manera conectados con esta lucha; para los curiosos; para aquellos que fuera de Bolivia, aun creen que nuestro presidente es el “Campeón de la Madre Tierra” como tan ingenuamente ha sido calificado por nada menos que nos buenos de Naciones Unidas; para todos los que dentro de Bolivia no nos quebramos ante los despiadados intentos del gobiernos por descalificar a los indígenas, y luego directamente por destrozarlos. Para todos nosotros, la Fundación Tierra ha editado un libro que se constituye en la Memoria de la OCTAVA GRAN MARCHA INDÍGENA POR LA DIGNIDAD Y LA VIDA, y que un servidor ha tenido el honor de apoyar con algunas fotos.

Como es normal, la Fundación Tierra ha puesto el libro para descarga gratuita en su Página Web, y puedes descargarlo en este enlace:

http://www.ftierra.org/ft/index.php?option=com_content&view=article&id=8456%3Arair&catid=116%3Apublicaciones&Itemid=244&lang=es-ES

Se trata de un libro que trasciende el concepto de importante, es simplemente vital para entender las semanas que se nos vienen encima, así como es vital que mucha más gente sepa de este capítulo de la historia de los pueblos latinoamericanos, que se hará más y más importante con el tiempo. Como nunca, te pido que DIVULGUES esta obra hecha con muchísio rigor y humildad

Gracias!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: