Una expedición corta al Illimani

hyloscirtus-1700
La “cara” más seca del Illimani y los valles que colindan con la ciudad de La Paz.

El Illimani (6442 m.) es la montaña rectora de la ciudad de La Paz. Cada día millones de personas ven su imponente y característica silueta, desde sus hogares y sus oficinas, ignorando que es el hábitat de un número aun por determinar de pequeñas ranas terrestres, micro-endémicas y gravemente amenazadas. Para llegar a ellas sin embargo, es necesario dar la vuelta a la montaña hasta las laderas amazónicas, la cara menos conocida, pero notablemente más húmeda.

Las laderas amazónicas del regente de La Paz, el habitat de la Criticamente Amenazada Psychrophrynella illimani
Las laderas amazónicas del regente de La Paz, el habitat de la Criticamente Amenazada Psychrophrynella illimani

Al otro lado del Illimani pueden verse decenas de pequeñas poblaciones mineras, y socavones profundos, perforados entre riscos y laderas cubiertas de arbustos altos. Este es el hábitat de la Psychrophrynella illimani, una pequeña rana considerada como críticamente amenazada, de acuerdo con el IUCN. Desde hace unos años, la especie ha ganado notoriedad por el trabajo de monitoreo realizado por el proyecto Bolivian Amphibian Initiative y el proyecto Jampatu, y recientemente por la investigación de Ignacio de la Riva, que he tenido la suerte de poder apoyar, y que ha demostrado que en estas laderas existen en realidad al menos dos especies diferentes.

Las poblaciones de todas las especies de Psychrophrynellas varian mucho en el color de los ejemplares y la textura de su piel, lo que hace muy difícil identificarlas correctamente.
Las poblaciones de todas las especies de Psychrophrynellas varian mucho en el color de los ejemplares y la textura de su piel, lo que hace muy difícil identificarlas correctamente.

Sigue leyendo “Una expedición corta al Illimani”

Caras nuevas para la guía de anfibios

Muy pronto la Guía fotográfica de los Anfibios de la región de los Yungas será actualizada, y hay varias caras nuevas y muy interesantes. En concreto, el número de especies representadas en la guía se eleva a 59, gracias a cinco adiciones. Tres de ellas son notables sapos del género Rhinella. Uno de ellos representa una especie nueva para la ciencia, y otros dos son registros únicos e inesperados. Yungas se convierte en el sitio con mayor diversidad de sapos en el país (9), y en la región.

caras-nuevas-sapos Sigue leyendo “Caras nuevas para la guía de anfibios”

Una nueva psychrophrynella a la vista de todo mundo?

Apenas dos centímetros es lo que mide esta ranita, potencialmente nueva para la ciencia.

El género psychrophrynella está compuesto por una gran diversidad de pequeñas ranas, poco llamativas, que habitan ambientes húmedos y altos en la cordillera de Los Andes de Bolivia y Perú. Su característica más notable es que, sin excepción, todas las especies que componen el género pueden considerarse microendémicas, es decir, que su rango de distribución es extremadamente reducido. A menudo un solo valle, una subcuenta, e incluso un único manchón de bosque constituyen los únicos sitios en el mundo donde estas especies se reproducen. Con esta cualidad viene también una gran diversificación de especies y en ciertos sitios de Los Andes, prácticamente cada valle tiene una especie única de psychrophrynella.

Este es el hábitat típico de la “nueva” rana, el páramo yungueño y los pastizales por encima de los 3700 metros. En particular los manchones de arbustos y árboles de polylepis, como el que se ve en la parte inferior de la foto.

Sigue leyendo “Una nueva psychrophrynella a la vista de todo mundo?”

Chuspipata

Amanece en una porción de Ceja de Monte cerca de Chuspipata.

Justo donde empieza la carretera de la muerte, queda en pie un pequeño poblado, que marca el inicio del descenso a Yungas. Chuspipata es frío y húmedo, lluvioso o cubierto de una espesa neblina la mayor parte del año. Se aferra a una ladera por encima de los 3000 metros del altura, y aun así se encuentra rodeado de un bosque espeso, y muy diverso. Desde Chuspipata también es posible realizar caminatas largas por este bosque oscuro y misterioso, único por su accesibilidad. Chuspipata se encuentra a hora y media de la ciudad de La Paz.

Uno de los pájaros más interesantes del Ceja de Monte es esta cotinga (Pipreola intermedia) se les encuentra a media altura en el dosel, perchadas en silencio, intentando pasar desapercibidas. Una senda al norte de Chuspipata es uno de los mejores sitios para encontrar esta especie.

Sigue leyendo “Chuspipata”

Una nueva caracolera

Así se ve la nueva caracolera de yungas. este es el segundo ejemplar encontrado, donde se ven claramente las manchas cafés del dorso, muy típicas de este tipo de serpientes.

Las culebras caracoleras del género dipsas son habituales en los bosques tropicales y subtropicales de toda América del Sur. La mayor parte son habituales representantes de la fauna de cada sitio donde habitan, pero hay algunas que son un verdadero misterio. A fines del año pasado les adelanté sobre un hallazgo realmente muy afortunado. En octubre encontramos una especie de caracolera muy rara, diferente a cualquiera que hayamos visto antes, muy probablemente una especie nueva para la ciencia. Hace una semana tuve la increíble suerte de ver un segundo ejemplar de esta especie. Sigue leyendo “Una nueva caracolera”

Bienvenido Tapirus kabomani

tapirus novAcaba de publicarse la nueva edición del Journal of Mammalogy con una de las noticias más extraordinarias del 2013… bueno de hecho una de las más extraordinarias de las últimas décadas. Se ha descubierto una nueva especie de tapir. El nuevo Anta, bautizado como Tapirus kabomani es notablemente más pequeño que el tapir común, y habita las selvas de Brasil y Colombia, pero uno de los puntos de colecta se encuentra muy cerca de la frontera con Bolivia Sigue leyendo “Bienvenido Tapirus kabomani”

Un nueva especie de felino para Sudamérica

La familia de los gatos es una de las más estudiadas a nivel mundial, y probablemente sepamos más de ellos que de ningún otro grupo de mamíferos. y sin embargo, hace casi nada se ha descubierto una nueva especie de felino silvestre descubierta en Brasil. Como suele suceder en estos casos, la nueva especie, bautizada como Leopardus guttulus (dale a la foto para ver la noticia en NatGeo, o aquí para leerla en español), había sido confundida con otra durante décadas, en este caso con Leopardus tigrinus.

leopardus guttulus

Sigue leyendo “Un nueva especie de felino para Sudamérica”

Una guía para las ranas de los Yungas

Estoy empezando un proyecto nuevo. Una guía en línea de los anfibios que se podrían encontrar en la región de Yungas de La Paz. Más concretamente, los que te podrías encontrar si emprendes un viaje desde la ciudad de La Paz, hasta la población de Palos Blancos, por cualquiera de los caminos existentes.

En este punto, cualquier científico me puede decir que es un poco arbitrario definir el territorio de esa manera. Y tendrían razón. Eso es lo único bueno de no ser un científico, que puedo tomarme ciertas libertades. De esta manera, se incluye por ejemplo la región de Palos Blancos en la Guía, que sin ser estrictamente yungueña desde el punto de vista de ecosistemas, sí es parte del imaginario local sobre lo que es “yungueño”. Las últimas poblaciones que se encuentran al pie de las montañas también forman parte del entramado de serranías de Los Andes y por tanto deberían también ser tomadas en cuenta.

uchumachi

Sigue leyendo “Una guía para las ranas de los Yungas”

Día de serpientes

El 16 de julio es el día mundial de uno de los animales más incomprendidos y menospreciados, las serpientes. Para celebrarlo, he juntado en un post la mayor parte de los especímenes más raros que he encontrado estos años de fotógrafo en Los Yungas. Los reptiles de esta región están entre los menos estudiados del mundo, por lo que es frecuente encontrar culebras que no se sabe realmente qué son.

A continuación un buen grupo de ofidios sin nombre, especies nuevas para ciencia, o especies aun no identificadas apropiadamente. Espero que esta información sirva para conocer y comprender mejor la biodiversidad espectacular de las laderas andinas de Bolivia.

tachymenis

chuspipata

Sigue leyendo “Día de serpientes”

Una Nueva Especie de ave del centro de Perú.

En el número de julio de la revista especializada The Auk, se encuentra la descripción de esta preciosa ave (Capito fitzpatricki) de las selvas de montaña del centro de Perú. La descripción se puede bajar de este enlace, en tanto que pueden consultar The Auk, directamente pulsando la foto de la portada.

Muchas felicidades al hermano país por tan bonito descubrimiento!!!

Más pequeñas sorpresas en el camino de la muerte.

Buscando bichos en las noches, de vuelta a la Paz desde Coroico por el “Camino de la Muerte”, hay normalmente un espacio entre los 2.300 y 2.700 metros de altura, donde es sorprendente la falta de sonidos. Ni una rana, ni un pájaro. Normalmente las noches a esta altura son profundamente silenciosas. De hecho, todavía tengo un vacío de registros de anfibios justamente a estas alturas, que poco a poco voy llenando. El fenómeno de declinación global de anfibios, junto con un ciclo bajo, y la sequía de 2010, han mermado poblaciones enteras de varias especies que solían ser comunes en estas alturas, pero además el tipo de bosque y los hábitos de las ranas que aquí viven hacen extremadamente difícil encontrarlas y documentarlas.

El hábitat de la gastrotheca encontrada es un entramado de laderas muy empinadas y bosques densos, relativamente bien conservados. Los cantos provenían tanto de zonas forestadas, como de otras más degradadas, derrumbes, pedregales, y desde las laderas a la orilla del camino.

A principios de septiembre de 2011, durante una de las primeras noches lluviosas, pude escuchar y grabar el canto de varias ranitas, desde las laderas rocosas y llenas de musgo. Esa vez, sin importar cuánto intenté, me fue imposible encontrar una sola y no volví a escuchar ese canto, a pesar que he pasado la noche por esos sitios varias veces. Hace unos días en pleno mes de julio, entrando a la peor parte de la época “seca” y sin ninguna esperanza real de encontrar nada, me sorprendió una persistente y poco común lluvia que continuó durante casi todo el día y la noche. Esta vez, dos o tres ranas se escuchaban cantar claramente desde las laderas de una quebrada amplia, cerca de las zona de cascadas, sobre el camino de la muerte. Un poco más arriba, eran decenas las que se escuchaban desde el piso del bosque a la orilla del camino, y también entre las rocas de los derrumbes.

Al parecer, esta especie sólo canta durante lluvias suaves y persistentes, en noches con mucha neblina, muy frías y muy oscuras. En otras condiciones, sería imposible creer que en estas laderas viven decenas de ranitas.
Las ranas marsupiales, son animales muy poco estudiados en la mayor parte de los casos, justamente debido a su rareza. Algunas especies como la que nos ocupa, son realmente pequeñas. Otras especies que probablemente también vivan en el área, podrían ocupar casi toda la mano.

Luego de varias horas de búsqueda, empapado yo y el equipo (muy bien por la canon, todo hay que decirlo), finalmente encontré una pequeña ranita que saltaba entre las piedras. Mi sorpresa fue realmente grande. No se trataba de una rana terrestre (pristimantis sp.) que aun no conociera, como pensé, sino de una pequeña rana marsupial del género gastrotheca. Estas ranas colocan los huevos fertilizados en una bolsa en la espalda de las hembras, donde se desarrollan hasta convertirse en renacuajos que se depositan luego en cavidades con agua o charcos, o hasta que salen ranitas completamente formadas en el caso de las especies más grandes. Las ranas marsupiales son típica de las montañas andinas, y en las zonas de bosques, son conocidas habitantes de las copas de los árboles. En las mayor parte de los casos sin embargo, los científicos las conocen más por lo raro que es ver una.

Al parecer los derrumbes (en realidad los bordes pedregosos de los derrumbes, que quedan más cerca del bosque) son zonas que estas ranas pueden colonizar con facilidad. De hecho, la dificultad de explorar las laderas forestadas, hace que estos sitios sean los mejores para ver este especie.

Nuestra ranita se parece a una especie de zonas altas, Gastrotheca marsupiata, de hecho su canto es muy similar, pero habita la zona “equivocada”. Mientras que Marsupiata es típica de los terrenos fríos, por encima de la línea de árboles, (desde los 3200 metros hacia arriba, mas o menos), esta otra se encuentra en el bosque nublado húmedo (se la escuchó entre los 2.250 y 2.610 metros). En el centro de Bolivia, una situación similar fue resuelta luego de la descripción de Gastrotheca piperata, una habitante de las ramas musgosas de los árboles. Nuestra ranita se diferencia de piperata, en que si bien se encuentra en zonas boscosas, su hábitat son las grietas del suelo, entre las raíces de los árboles, o en los derrumbes.

Las ranas del género Gastrotheca son generalmente poco vistosas. Esta en cambio ha probado ser una rana realmente bonita. Una de las ranas marsupiales más coloridas que haya visto, de hecho.

Eventualmente, un estudio dirá si se trata de una especie nueva como sospechamos, o si pertenece a otra especie conocida en Bolivia u otro país. Todo puede ser, como se queja un gran amigo herpetólogo, los Yungas son un sitio muy impredecible.

Saludos a todos. Compartan si les gustó, y no se olviden del TIPNIS!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: