Tucanes en los altos Andes

El nevado Mururata, corona el valle de yungas más accesible, y se puede ver desde el poblado de Coroico cuando las nubes lo permiten. Las montañas menores que lo rodean muestran la forma en la que interactuan dos de los ecosistemas más amenazados de Los Andes, el páramo en la parte superior, cubierto de pastizales amarillentos en ésta época del año, y el límite del bosque nublado, un poco más abajo.

En las selvas de los yungas bolivianos conviven al menos siete especies de tucanes, la mayoría de ellos son animales amazónicos que extienden sus hábitats hasta alturas medias de las laderas orientales de los Andes. Sin embargo hay dos especies que son exclusivamente andinas, Andigena cucullata y Aulacorhynchus coeruleicinctis. Esta entrada trata de estas dos especies, que debo reconocer, están entre mis aves favoritas.

Andigena cucullata. Esta especie es una de las que más alto llega en la Cordillera de Los Andes. Yo mismo la he fotografiado a 3.100 metros de altura, pero hay reportes sobre los 3.400 metros, hasta donde llega la línea de árboles del bosque nublado. En general es un ave muy rara, que busca zonas bien conservadas. El parque Nacional Cotapata es uno de los mejores sitios para verla. Habita hasta el centro de Bolivia y en una pequeña zona del Departamento de Puno en Perú.
Aulacorhynchus coeruleicinctis. Es más común y acepta mejor la degradación del bosque, encontrándolo en tanto haya todavía un dosel de media altura. En la “carretera de la muerte” es habitual encontrarlo entre los 1500 y los 2500 metros, posado en los árboles de cecropia, aun que no es fácil verlo, ya que la mayor parte del año su coloración es simplemente verde. En invierno, su época reproductiva, llega a ser tan colorido como el ejemplar de la foto.

Como pasa lamentablemente en todas partes, en yungas, la degradación del hábitat esta poniendo en peligro a ambas especies. Andigena cucullata por ejemplo, ha sido eliminada de la muchas zonas de su rango histórico debido al cambio de uso de suelo. La producción extensiva de flores lo eliminó de las laderas de Chulumani, en tanto que la producción de locoto hizo lo propio en buena parte de su hábitat en el Parque Nacional Amboró.

Una vista de los bosques nublados del Parque Nacional Cotapata desde el “camino de la muerte”, a una hora de la ciudad de La Paz. Estos bosques fueron impactados fuertemente por la extracción de madera, pero en un tiempo relativamente corto, el bosque secundario que allí crece, ya cobija nuevamente a una enorme variedad de animales. Lamentablemente, la capacidad de recuperación de estos ecosistemas es mucho menor cuando la amenaza son los monocultivos.

Como siempre espero que les haya resultado interesante y que compartan esta entrada. Saludos!

Colores en las nubes

ENGLISH

Porción de bosque nublado a cerca de los 3.000 metros de altura en Cotapata

Si hay algo que siempre me ha llamado la atención, es la cantidad de aves coloridas que se pueden encontrar en los bosques nublados, justo donde sus colores parecen menos evidentes. A esta altura casi siempre hay una espesa niebla que lo cubre todo. Tal vez sea necesario ser muy vistoso para no perderse del todo en la maraña de árboles bajos, enredaderas, arbustos y helechos.

En todo caso, de todos los sitios en la parte alta de las selvas, Cotapata es uno de los mejores para observar algunas de las especies más vistosas, y también uno de los más accesibles desde La Paz.

El nombre de esta tangara, Anisogantus igniventris, significa literalmente "vientre de fuego". Incluso entre la niebla es fácil verlo, y no hay duda que es una de las aves más impresionantemente coloridas de esta altura. Patrulla porciones de selva, en parejas o junto con bandadas de otras especies. A menudo el macho hace de vigía desde una ramita alta.
Buthraupis montana, es otra de las aves comúnes más bonitas de las selvas muy altas. Al igual que la anterior habita Los Andes, desde Venezuela hasta Bolivia, siempre en torno a los 3.000 metros de altura.

En la zona de Cotapata existe una porción relativamente pequeña, pero bastante bien conservada de bosque nublado de altura, integrada al Parque Nacional del mismo nombre. Hay algunas sendas utilizables, e incluso un “Camino del Inca”, una ruta turística bastante transitada. Además hay un camino que solía ser carretero, muy antiguo y en mal estado que lleva a una mina abandonada, y algo así como un kilómetro de carretera de tierra que lleva a una infraestructura de una empresa de electricidad, pero que siempre esta cerrada a visitantes. Estas son básicamente las únicas maneras de meterte en la panza de las nubes y poder ver algo tan raro y valioso como un Tucán de montaña.

El Tucán de Montaña, Andigena Cucullata, es un habitante emblemático del bosque alto. Puede habitar zonas muy frías, siempre que haya suficientes árboles de dosel muy cerrado donde pueda pasar desapercibido. En Cotapata todavía no es raro verlo, y ciertamente es uno de los pájaros más impresionantes aquí.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: