La noche en el Río Yariza

Justo antes que caiga la noche, durante un frente frío a mediados de julio de 2011. El Río Yariza en su mínimo caudal anual.

Por la noche la selva gana mucho de vida. Sobre todo en verano, luego de las lluvias, miles de animales que no sospechas que están ahí, aparecen de repente. Al mismo tiempo, el silencio a pesar de los miles de sonidos, y la inmensidad de la vida que viene de los bosques, de los ríos. La noche en la selva puede ser abrumadora. Si estas completamente sólo, tarde o temprano te verás invadido por una especie de angustia, como si te hablaran desde todas partes al mismo tiempo. Mucha gente desarrolla una relación más espiritual con el bosque durante la noche.

Streptoprocne rutila, es una especie de vencejo tropical, asociado a zonas rocosas y bosques de montaña. Lo realmente interesante de esta foto es que capta sus hábitos al momento de dormir, algo que es definitivamente raro de ver en estas especies. Son increíbles voladores, pueden hacerlo durante semanas sin descanso, y de hecho son capaces de acercarse a las tormentas más fuertes para capturar al vuelo los bichos que huyen de la lluvia.
La garza pico de bota (cochlearius cochlearius) es una de las aves nocturnas más peculiares. Normalmente se la puede ver en zonas anegadizas o a lo largo de los ríos de Centro y Sud América, casi siempre en tierras bajas, por lo que encontrarla en el Yariza ha sido una de las más grandes sorpresas. Por si su aspecto no fuera suficientemente extraño, con ese pico ancho y esos ojos enormes, durante la época de apareamiento, a los machos le crecen unas plumas largas en la cabeza a modo de cresta.
No se mucho sobre este. Podría tratarse de una rata de cola espinosa (Isothrix sp.), una especie de rata nocturna y arborícola, muy rara de ver y de la que se sabe muy poco. En Bolivia se han encontrado en bosques bajos e inundadizos, muy lejos del Yariza, por lo que esta es una verdadera novedad.

A pesar que no se trata de un río grande, el sonido del caudal es bastante fuerte, cuando no hay luna, no se ve literalmente, nada. Los grillos y el agua continuarán todo la noche su monótono canto, casi desesperante, hasta que raramente te llaman la atención las notas agudas de los cantos de aves y ranas, pero es difícil distinguirlas bien. En el  Río Yariza la cosas se encuentran viéndolas.

El río Yariza es el único lugar que conozco en yungas de La Paz donde se puede encontrar a Hyalinobatrachium carlesvilai, una rana de cristal que también se conoce de tierras más bajas del centro y norte de Bolivia, Perú y Brasil, pero que fue descrita recién en 2009.
Por contraste, Hypsiboas balzani, es la típica rana que encontrarías en los charcos de yungas. Es bastante abundante en los charcos que se forman a la orilla del camino, y en las orillas calmas de los ríos.

Cuando se podía frecuentar de noche, en este río siempre he encontrado algún animal raro, fuera de lugar, algo que uno no esperaría encontrar en medio de los yungas, o que no había visto antes. Ranas e insectos que sólo se encuentran a cientos de kilómetros de distancia, aves y mamíferos muy raros, y … ni una sola serpiente hasta ahora. Eso sí es raro, en este río nunca he visto una sola serpiente.

En el Yariza hay muchísimos insectos y arácnidos, muchos de ellos que no se encuentran o son difíciles de ver en los valles cercanos, como esta preciosa polilla.
Es curiosa la cantidad de arañas venenosas del género phoneutria que se pueden ver cerca del río, en las laderas más secas. En general estas arañas son escasas y difíciles de ver, pero son muy comunes cruzando el camino que lleva al Yariza, o sobre los arbustos buscando presas. Son arañas peligrosas y es bueno tomar precauciones para evitar encuentros innecesarios.
Un bonito grillo de la hierba, que por aquí le dicen cocalero, por su parecido con las hojas de tan controvertido cultivo.

Si alguna vez tienes la oportunidad de visitar la selva de noche. No importa donde estés. Si puedes incluirte en esos paseos turísticos nocturnos, que casi todo el mundo desprecia, seguro que vas a ganar una experiencia de esas que no se olvidan.

Cosas que viven en los Árboles

ENGLISH

Así se ven estos bosques de desde el pie de los inmensos árboles
Las ardillas son frecuentes, pero casi invisibles desde abajo de los árboles. Apenas se las puede escuchar en las ramas altas, y verlas como sombras saltando entre los claros. A veces alguna se anima a acercarse al suelo y queda al descubierto por un momento corto que apenas se puede aprovechar para conseguir una foto como esta.

No se trata de pájaros claro, sería demasiado fácil. En cambio, ¿qué otras cosas viven en los árboles cerca de Suapi, a unos 1.600 metros de altura?

Un sendero labrado a lo largo de una quebrada, y que se usa para la manutención de una toma de agua, atraviesa una porción de bosque por varios cientos de metros desde la carretera. En el último tramo aparecen árboles muy grandes, y la vegetación se hace realmente impresionante. Tan cerca como se puede estar de la selva, se ven con frecuencia varios de sus habitantes más esquivos.

A esta altura, algunas ranas ya viven y se reproducen en las copas de los árboles. Sus cantos son el recordatorio de lo frustrante que puede ser intentar buscarlas. Sin embargo, otras más ligadas con la tierra húmeda también aprovechan los árboles cercanos al arroyo, como esta Pristimantis reichlei, que se la ve a veces cazando tan alto como a dos metros sobre el suelo, o a veces intentando ocultarse entre las raíces.
Esta otra rana, Pristimantis sp., aun sin identificar, es más propiamente arborícola que la anterior. Es abundante, y se pueden encontrar los juveniles sobre las hojas de los arbustos, a unos pocos centímetros del suelo. Los adultos sin embargo, se encaraman a las hojas y ramitas de los arboles bajos y se les puede ver casi siempre sobre los dos metros del altura.

Todas las fotos se han tomado en este último tramo, que tendrá unos cien metros. Más arriba de la quebrada se hace imposible seguir caminando, el bosque cierra el paso. Sin embargo, alejándonos hacia las laderas, lo terrenos de cultivo reemplazan al monte y en la cima no se ve más que el típico terreno abandonado y lleno de pastos y helechos pardos.

¿Puedes distinguir el insecto que se oculta en esta ramita? Es un tipo de grilo de hierba de esos verdes que se ven en los jardines, pero éste ha desarrollado un camuflaje realmente sorprendente.
Hay varias especies de insectos palo en los bosques. Muchos viven en el suelo o sobre los arbusto s baja altura. esta especie sin embargo, es más forestal y se ve siempre en los árboles. El de la foto es un macho de unos 12 centímetros, que parece un enano junto con las enormes hembras que les duplican en tamaño.
Estas bellas arañas de lomo dorado, aguardan a la entrada de sus madrigueras, entre los musgos de las ramas a que sus presas pasen. No son tarántulas realmente, sino parientes muy cercanos, de la familia nemesiidae.

Si te ha gustado esta entrada, voy a agradecerte mucho si la compartes, para que más gente se entere de lo que hay en sitios tan distantes.

Gracias!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: